Djokovic gana en Shanghái

A estas alturas, la superioridad de Novak Djokovic es tal, que todo encuentro y toda final en la que participe el serbio se traduce en un ejercicio muy previsible. Es decir, salvo sorpresa mayúscula, el número uno suele contabilizar sus apariciones por victorias esta temporada.

Ante el francés Jo-Wilfred Tsonga, en Shanghái, más de lo mismo; esto es, mucho, muchísimo. Otra exhibición de poder. El número uno, ganador sin escrúpulos, despachó al pegador de Le Mans sin mayor complicación, con la misma frialdad que acostumbra: 6-2 y 6-4, en una hora y 18 minutos de pulso.

Venció Djokovic para elevar su quinto título del Masters 1.000 en este 2015, el 25º de su carrera, lo que le sitúa a solo dos del récord de Rafael Nadal (27). Nole, competidor voraz, con 57 trofeos ya en sus vitrinas, volvió a demostrar que actualmente no hay quien le haga sombra.

Esta campaña desfila de modo militar, sin miramientos. Solo Ivo Karlovic (Doha), Stanislas Wawrinka (París), Roger Federer (Dubai y Cincinnati) y Andy Murray (Montreal) han conseguido frenarle puntualmente. Este año, El Djoker ha logrado nueve (9) cetros en los 14 torneos que ha disputado.

En los grandes, tan solo el suizo Wawrinka, Stan The Animal, pudo enviarle a la lona en una tarde de máxima inspiración. A falta de París-Bercy (del 2 al 8 de noviembre), el último torneo de categoría Masters 1.000 que queda en el calendario, el serbio tienen la oportunidad de firmar la mejor temporada de su carrera.

Hasta ahora, 2011 fue su curso más brillante; entonces celebró tres grandes y cinco M-1.000; ahora, con esa cifra asegurada y con la guinda de la Copa de Maestros (del 15 al 22 de noviembre), puede sellar un año de ensueño, absolutamente onírico.

Shanghái, cita en la que ya había triunfado en 2012 y 2013, es la última pieza de su extensa colección.
Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario