Biografías 0028 – Paul Jackson Pollock

Paul Jackson Pollock (Cody, Wyoming, 28 de enero de 1912-Springs, Nueva York, 11 de agosto de 1956), más conocido como Jackson Pollock, fue un influyente pintor estadounidense y una importante figura en el movimiento del Expresionismo Abstracto. Era reconocido por su estilo único de salpicar pintura.

Durante su vida, Pollock tuvo fama y mucha notoriedad siendo uno de los artistas principales de su generación. Pollock era una persona aislada y con una personalidad volátil. Tenía problemas de alcoholismo a los cuales se enfrentó día a día durante toda su vida. En 1945, se casó con la artista americana Lee Krasner, quien se convirtió en una influencia importante en su carrera y en su legado.

Pollock murió a la edad de 44 años en un accidente automovilístico debido a que conducía en estado de ebriedad. En diciembre de 1956, meses después de su muerte, Pollock fue conmemorado con una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA). En 1967 se montó una exhibición más completa y larga de sus trabajos en el mismo lugar. En 1998 y 1999, su trabajo fue laureado con una retrospectiva a gran escala en el MoMA de Nueva York y en el Tate Modern de Londres.

En el año 2000 un filme basado en la vida de Jackson Pollock, Pollock, dirigido y protagonizado por Ed Harris, ganó un premio de la Academia.

Primeros años

Pollock nació en Cody (Wyoming) en 1912, el más joven de cinco hijos. Sus padres, LeRoy Pollock y Stella May, nacieron y crecieron en Tingley (Iowa). Su padre nació con el apellido McCoy pero tomó el apellido de sus padres adoptivos. Los Pollock eran vecinos de la familia McCoy y adoptaron a LeRoy después de la muerte de sus padres. Stella y LeRoy eran presbiterianos y de ascendencia irlandesa y escocesa-irlandesa respectivamente. LeRoy Pollock era un granjero, posteriormente se convirtió en agrimensor para el gobierno, mudándose conforme el trabajo lo requería. Jackson creció en Arizona y Chico, California.

Mientras vivió en Echo Park, Los Ángeles, Pollock se inscribió en la Preparatoria de Artes Manuales de Los Ángeles, sin embargo fue expulsado de la misma; Pollock ya había sido expulsado de otra preparatoria en 1928. Durante los primeros años de su vida, Pollock exploró la cultura de los Pueblos nativos de los Estados Unidos mientras acompañaba a su padre en sus viajes.

En 1930 (siguiendo los pasos de su hermano mayor Charles Pollock) se mudó a Nueva York donde estudió, junto con su hermano, bajo la tutela del pintor Thomas Hart Benton en el Art Students League of New York. Las pláticas de la América rural de Benton tuvieron poca influencia en Pollock, sin embargo su uso rítmico de la pintura y feroz independencia marcaron al artista. De 1938 a 1942, Pollock trabajó para el Federal Art Project Works Progress Administration.

Tratando de lidiar con su problema de alcoholismo, Pollock se sometió a psicoterapia junguiana con el Dr. Joseph L. Henderson de 1938 hasta 1941 y posteriormente con la Dra. Violet Staub de Laszlo en 1941-1942. Henderson lo enganchó a través de su arte, alentándolo a hacer dibujos. Los conceptos y arquetipos junguianos quedaban expresados en sus pinturas. Recientemente, los historiadores han creado hipótesis que indican que Pollock pudo haber padecido de un desorden bipolar.

Periodo en Springs y su técnica

Pollock firmó un contrato con Peggy Guggenheim en julio de 1943. Él recibió una comisión para crear Mural (1943), que mide 8 pies de altura y 20 pies de longitud, para la entrada de la nueva casa de Guggenheim. Como sugerencia de su amigo y consejero Marcel Duchamp, Pollock pintó esta obra en un lienzo en lugar de la pared para que la obra fuera portátil. Después de ver el mural, el crítico de arte Clement Greenberg escribió: «Le eche un vistazo y pensé, “esto sí es arte extraordinario” y supe que Jackson era el pintor más grande que este país ha producido».

En octubre de 1945, Pollock se casó con la pintora estadounidense Lee Krasner y en noviembre se mudaron fuera de la ciudad a Springs (Nueva York) en el área de East Hampton (Nueva York) en la costa sur de Long Island. Con ayuda de un enganche, préstamo de Peggy Guggenheim, pudieron comprar una casa con un granero de madera en el número 830 de la calle Springs Fireplace. Pollock convirtió el granero en un estudio. En ese espacio perfeccionó su técnica de pintura de grandes “salpicaduras”, con la cual se sentiría permanentemente identificado.

Nuevas técnicas

Pollock fue introducido al uso de pintura líquida en 1936 en un seminario experimental impartido por el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros. El artista utilizó la técnica de verter pintura como una de varias en sus lienzos de principios de 1940 como Macho y Hembra y Composición Vertida I. Después de mudarse a Springs, comenzó a pintar con los lienzos recostados en el suelo del estudio y desarrolló su técnica de salpicar pintura.

Comenzó a utilizar pinturas con base en una novedosa resina sintética llamada barniz alkyd. Pollock describía estas pinturas como más que una simple herramienta de trabajo, “un resultado natural salido de una necesidad”. Él utilizaba pinceles endurecidos, varas, y jeringas para aplicar la pintura. La técnica de Pollock de verter y salpicar pintura es reconocida como uno de los orígenes del action painting (pintura de acción). Con esta técnica, Pollock logró un medio inmediato para crear arte: la pintura fluía literalmente desde la herramienta de su elección hacia el lienzo. Al desafiar las convenciones de pintura en una superficie vertical, el añadió una nueva dimensión al ser capaz de ver y aplicar pintura a sus lienzos desde todas direcciones.

Una posible influencia en el trabajo de Pollock era el trabajo de la artista ucraniana-estadounidense Janet Sobel (1894-1968) (originalmente Jennie Lechovsky). Peggy Guggenheim incluyó el trabajo de Sobel en su Galería, “El Arte de este Siglo” en 1945. Junto con Jackson Pollock, el crítico Clement Greenberg vio la obra de Sobel en la galería en 1946. En su ensayo “American-Type Painting” (“Pinturas Tipo-Americanas”), Greenberg destacó que esas obras eran las primeras pinturas “all over” (cobertura total de la superficie) que él había visto y dijo que “Pollock admitió que esas pinturas habían causado una impresión en él”.

Mientras pintó de este modo, Pollock dejó la representación figurativa y retó la tradición occidental de utilizar caballete y pinceles. Él utilizaba la fuerza de todo su cuerpo para pintar, la cual quedaba expresada en sus lienzos. En 1956 la revista Time apodó a Pollock “Jack el salpicador”, debido a su estilo al pintar.

Mis pinturas no vienen de un caballete. Prefiero fijar el lienzo nuevo a una pared o en el suelo. Necesito la resistencia de una superficie dura. En el suelo me siento más tranquilo. Me siento más cerca, más parte de la pintura, ya que de esta manera puedo caminar alrededor de ella, trabajar desde cuatro lados y literalmente “estar” en la pintura.

Continúo alejándome de las herramientas tradicionales de los pintores como los caballetes, las paletas y pinceles, etc. Prefiero varitas, palas de jardinero, cuchillos y pintura diluida o impasto con arena, vidiros rotos o cualquier otro material añadido.

Cuando estoy “dentro” de mi pintura, no soy consciente de lo que estoy haciendo. Tan solo después de un periodo de “aclimatación” me doy cuenta de lo que ha pasado. No tengo miedo a hacer cambios, destruir la imagen, etc., porque la pintura tiene vida propia. Intento dejarla salir. Es sólo cuando pierdo contacto con la pintura cuando el resultado es un desastre. De lo contrario es armonía pura, un sencillo dar y recibir, y la pintura resulta bien.

Pollock (1956)

Pollock observó las muestras de pintura en arena de los Navajos en 1940 y refiriéndose a este estilo de pintar en el suelo, Pollock declaró:

Me siento más cerca, más parte de la pintura, ya que de esta manera puedo caminar alrededor de ella, trabajar desde cuatro lados y estar literalmente en la pintura. Esto es propio de los métodos de pintura en arena de los indios del Oeste.

Otras influencias de su técnica de salpicaduras incluyen a los muralistas mexicanos y del automatismo surrealista. Pollock se negaba a confiar en “los accidentes”; él usualmente tenía una idea de como quería que se viera cada obra en particular. Su técnica combinaba el movimiento de su cuerpo, que él podía controlar, con el flujo viscoso de la pintura, la fuerza de gravedad y el lienzo. Era una mezcla de factores controlables e incontrolables. Arrojar, salpicar, verter y gotear, él se movía energéticamente alrededor del lienzo como si fuera una danza y no se detenía hasta que veía lo que quería ver.

En 1950, Hans Namuth, un joven fotógrafo, quería tomar fotos de Jackson pintando (moviéndose y quieto). Pollock prometió comenzar a realizar una pintura nueva especialmente para la sesión fotográfica de Namuth.

Namuth, cuando entró al estudio de Pollock, dijo:

Un lienzo fresco cubría el suelo entero… Había un silencio absoluto… Pollock miraba su pintura. Después, inesperadamente, cogió una lata de pintura y un pincel y comenzó a moverse alrededor del lienzo. Era como si de repente se hubiera dado cuenta que la pintura no estaba terminada. Sus movimientos, lentos al principio, gradualmente se hicieron más rápidos mientras él arrojaba pintura negra, blanca y roja sobre el lienzo. Olvidó por completo que Lee y yo estábamos presentes; parecía no escuchar los disparos de la cámara… mi sesión fotográfica duró hasta que terminó de pintar, más o menos hora y media. En todo ese tiempo Pollock no se detuvo. ¿Cómo podía uno seguirle el paso a este nivel de actividad? Finalmente dijo, “ya está”.

 

En el siglo XXI, los físicos Richard Taylor, Adam Micolich y David Jonas estudiaron las obras y técnicas de Pollock. Ellos determinaron que algunas obras muestran propiedades de fractales matemáticos. Ellos aseguran que sus trabajos aumentan en cualidades fractales conforme pollock iba avanzando en su carrera. Los autores especulan que Pollock pudo haber tenido una intuición de la naturaleza de los movimientos de la Teoría del caos y trató de expresar ese caos matemático, más de diez años antes de la propuesta de esta teoría. Su trabajo fue utilizado para tratar de evaluar la autenticidad de algunas obras que se decían eran Pollocks.

Otros expertos contemporáneos han sugerido que Pollock pudo haber intentado imitar teorías de esa época para darle una cierta profundidad a sus pinturas que nunca se había visto en el arte.

La década de 1950

Las pinturas más famosas de Pollock fueron hechas durante el “periodo de goteo” entre 1947 y 1950. Escaló rápidamente a la fama después de un artículo de cuatro páginas de 1949 en la revista Life que hizo la pregunta “¿Acaso es él el pintor con vida más grande de los Estados Unidos?”. En el pico de su fama, Pollock abandonó abruptamente su estilo de goteo.

Después de 1951, el trabajo de Pollock era de colores más oscuros, como su colección pintada con negro sobre lienzos crudos. Posteriormente volvió a utilizar color y re-introdujo elementos figurativos. Durante este periodo, Pollock se cambió a una galería más comercial debido a que había mucha demanda de su trabajo por parte de coleccionistas. En respuesta a esta presión, aunado a frustraciones personales, su problema de alcoholismo se hizo más profundo.

De nombrar a enumerar

En su esfuerzo por evadir la búsqueda de elementos figurativos por parte del espectador, Pollock abandonó los títulos y comenzó a enumerar sus obras. Lo que él dijo al respecto fue: “…miren pasivamente y traten de recibir lo que la pintura les ofrece y no traigan temas ni ideas preconcebidas de lo que deberían estar buscando”. La esposa de Pollock, Lee Krasner, dijo que Jackson solía darle nombres convencionales a sus pinturas… pero ahora tan solo las numeraba. Los números son neutrales. Hacen que las personas vean a la pintura por lo que es –pintura pura.”

Muerte

En 1955, Pollock realizó sus últimas dos pinturas, Aroma y Búsqueda. El artista no pintó nada en 1956, pero estaba realizando esculturas de alambre, gasa y escayola en la casa del escultor Tony Smith. Formadas con el método de molde de arena, tenían superficies con mucha textura, similares a lo que Pollock creaba en sus pinturas.

El 11 de agosto de 1956, a las 22:15 horas, Pollock murió en un accidente automovilístico en su Oldsmobil convertible mientras conducía bajo la influencia del alcohol. Edith Metzger, una de los pasajeros, también murió en el accidente. El otro pasajero, Ruth Kligman, una artista y la amante de Pollock, sobrevivió al siniestro.

Por el resto de su vida, la viuda Lee Krasner se encargó de los asuntos del artista y se aseguró que la reputación de Pollock se mantuviera fuerte a pesar de las tendencias cambiantes del mundo del arte. La pareja está enterrada en el Cementerio de Green River en Springs con una gran lápida marcando la tumba de Pollock y una más pequeña marcando la de ella.

Legado

La Pollock-Krasner House and Studio es propiedad de la Fundación Stony Brooks, un afiliado sin fines de lucro de la Universidad de Stony Brook. Una organización aparte, la Pollock-Krasner Foundation, fue establecida en 1985. La fundación funge como el patrimonio oficial de Pollock y su viuda Lee Krasner, pero también, bajo los términos del testamento de Krasner, “asiste a artistas con méritos que trabajan de manera individual y necesitan apoyo económico”. El representante de copyright de los Estados Unidos de la Fundación Pollock-Krasner es la Artists Rights Society (ARS).

Lee Krasner donó los papeles del artista en 1983 a la Archives of American Art. Posteriormente fueron archivados con los papeles de Lee Krasner. La Archives of American Art también resguarda los papeles de Charles Pollock, que incluyen correspondencia, fotografías y otros archivos relacionados con su hermano Jackson Pollock.

Debate Crítico

El trabajo de Pollock ha sido sujeto a varios debates críticos. El crítico Robert Coates describió las obras de Pollock como “explosiones desorganizadas de energía aleatoria, y por lo tanto carecen de significado”. En un famoso artículo publicado en 1952 en ARTnews, Harold Rosenberg utilizó el término “action painting” (pintura de acción), y escribió que «lo que debía estar en el lienzo no era una imagen, sino un evento. El gran momento llegó cuando se decidió a pintar ‘sólo por pintar’. El gesto del lienzo era de la liberación del valor, la estética, lo moral». Mucha gente asume que él basó su paradigma de “pintura de acción” en Pollock.

Clement Greenberg apoyaba el trabajo de Pollock con bases formalistas. Encajaba con su visión de la historia del arte como una purificación progresiva de la forma y la eliminación del contexto histórico. Él consideraba que las obras de Pollock eran las mejores pinturas hasta la fecha y la culminación de la tradición Occidental mediante el Cubismo.

Pero Reynold’s News dijo en un encabezado de 1959, “Esto no es arte, es una broma de mal gusto”. El Congress for Cultural Freedom, una organización dedicada a promover la cultura y valores estadounidenses apoyada por la CIA, patrocinó exhibiciones del trabajo de Pollock. Algunas personalidades de izquierda como Eva Cockcroft, han argumentado que el gobierno de los Estados Unidos y la élite adinerada apoyaban a Pollock y al Expresionismo Abstracto para colocar al país al frente del arte globalizado y devaluar el Realismo social. Cockcroft escribió que Pollock se había convertido en un “arma de la Guerra Fría”.

Apoyado por la Central Intelligence Agency (CIA) o no, lo concreto es que Pollock se transformó en todo un ícono de la pintura universal y sus cuadros en la actualidad se cotizan en millones de dólares como por ejemplo el Nro. 5 (1948) que se comercializó en el año 2006 por 140 millones de dólares americanos, o el Nro. 19 (1948) que fue vendido por Christie’s en casi 58,4 millones de dólares en el año 2013.

 

Realizado por Daddy Lluka

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario