Biografías 0031 – Tabaré Ramón Vázquez Rosas

Tabaré Vázquez (Montevideo, 17 de enero de 1940) es un médico y político uruguayo. Es el presidente de la República Oriental del Uruguay desde el 1 de marzo de 2015. Anteriormente había ocupado el mismo cargo entre el 1 de marzo de 2005 y el 1 de marzo de 2010. Es uno de los líderes del Frente Amplio. Fue el primer candidato de izquierda en ocupar un cargo electivo de relevancia cuando obtuvo, en 1989, el puesto de Intendente de Montevideo y, en 2004, tras dos intentos previos, la Presidencia de la República, rompiendo con la hegemonía de los partidos fundacionales del país, el Partido Colorado y el Partido Nacional.

Vázquez nació el 17 de enero de 1940 en el barrio obrero de La Teja, Montevideo. Fue el cuarto de los cinco hijos del matrimonio de Héctor Vázquez, obrero de ANCAP y de Elena Rosas. Su padre fue despedido de ANCAP (Administración Nacional de Combustibles Alcohol y Portland) durante el conflicto sindical de 1951, motivo por el cual estuvo preso, cuando Vázquez sólo tenía 11 años.

Durante su adolescencia se integró al Centro Pablo Albera, dirigido por la comunidad salesiana, donde se realizaban actividades deportivas y recreativas y trabajos sociales. En 1956, con 16 años fue elegido Secretario General de dicha organización. Dos años más tarde, el 1 de marzo de 1958, él junto con un grupo de amigos fundó el club El Arbolito, un club social y deportivo en sus comienzos, en donde jugó como arquero. Con el pasar del tiempo, cuando el club adquirió una importancia relevante en el barrio, y con Vázquez en la presidencia del mismo, se inauguró en él una policlínica que llegó a atender a más de cuatrocientos pacientes por mes.1

El 23 de octubre de 1964 contrajo matrimonio con María Auxiliadora Delgado. Fruto de este matrimonio nacería en 1966 su primer hijo Álvaro; seguido por Javier, nacido en 1967 e Ignacio, nacido en 1970. Además criaron a un hijo adoptivo, Fabián Barbosa. María Auxiliadora, empleada de la Caja de Profesionales Universitarios fue durante un tiempo, el único sustento de la familia, mientras Vázquez culminaba su carrera.1

En 1978 fue electo vicepresidente del Club Atlético Progreso, y en 1979, presidente. Durante su gestión el club se consagró por primera y única vez campeón de la Primera División Uruguaya de fútbol en 1989, desligándose de la dirigencia deportiva ese mismo año. En varias oportunidades, Vázquez fue firme candidato a ocupar la presidencia de la Asociación Uruguaya de Fútbol, aunque nunca se llegó al consenso para que tal acontecimiento sucediera. Vázquez atribuyó esto a razones meramente políticas. Tabaré Vázquez pertenece a la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, donde ostenta el grado de Maestro.

Vida profesional

Cursó sus estudios primarios en la escuela pública de su barrio. Los estudios secundarios los realizó en varios centros estudiantiles; el primer año lo hizo en el Liceo público Bauzá, los tres años siguientes los realizó en el Liceo público Nº 11, del Cerro, y tras cuatro años de interrupción de sus estudios, culminó su bachillerato en el Instituto Alfredo Vázquez Acevedo.

Cuando concluyó el secundario básico, debió interrumpir sus estudios para trabajar y poder contribuir, de esta manera, al sustento de su numerosa familia. Se desempeñó como aprendiz de carpintero, empleado de almacén, vendedor de diarios y hasta de vidriero. En 1959 ingresó a la empresa de vinos y licores Carrau & Co. donde trabajó en la administración y luego en el laboratorio. Fue recién en 1961 cuando ingresa al Instituto Alfredo Vásquez Acevedo para realizar su bachillerato en Medicina, mientras continuaba trabajando en la compañía vinera.1

En 1963 ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, de la cual se graduó en 1969 como médico general y en agosto de 1972 como especialista en oncología y radioterapia. Fue alumno de Helmut Kasdorf, quien lo llevó a trabajar con él en la Clínica Barcia.

Fue médico de Sanidad Policial entre 1969 y 1971. Desde finales de la década de los setenta también ejerció su profesión en el Sanatorio de Casa de Galicia y el Hospital Británico y, en 1981, se hizo cargo de la dirección del Departamento de Radioterapia del Instituto Nacional de Oncología del Uruguay (INDO), centro dependiente del Ministerio de Salud Pública. Fue profesor adjunto de Oncología en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República. Desde 1985 es profesor director del área Radioterapia del Departamento de Oncología de la Universidad de la República.

Obtuvo una beca del gobierno de Francia que le permitió especializarse en el Instituto Gustave Roussy de París. En 1982 fue designado para representar a Uruguay en Israel para el XI curso de investigación cancerológica. Asistió a numerosos congresos en Brasil, Argentina, Japón, Israel, Francia, Estados Unidos, Austria, Turquía y Dinamarca. Fue autor y coautor de más de un centenar de trabajos científicos publicados en revistas uruguayas e internacionales. A mediados de 1986, en sociedad con otros dos colegas, compró el 75% de las acciones de la Clínica Barcia, que, desde entonces se llama Centro de Oncología y Radioterapia, más conocida como la Clínica COR, una de las clínicas oncológicas más importantes del país. Durante el ejercicio de su presidencia, Vázquez trabajó en dicha clínica con un reducido número de pacientes.

Carrera política

Vázquez inicia su carrera política en 1983, cuando le plantea a José Pedro Cardoso su interés de integrar el Partido Socialista. Al haber ingresado en un período dictatorial donde el partido estaba proscripto participó en varias reuniones que no eran públicas (dada la clandestinidad de su partido), primero con otros médicos y después con militantes vinculados con el deporte. En el congreso de 1986 fue elegido para integrar el Comité Central.

En 1987 ocupó el cargo de Presidente de la Comisión de Finanzas de la Comisión Nacional Pro Referéndum creada para promover la revocación de la ley de caducidad que amnistió a los militares acusados de delitos contra los Derechos Humanos durante la dictadura uruguaya.

Dos años más tarde, en 1989 se lo nombra candidato a la Intendencia de Montevideo (segundo cargo más importante después del de presidente de la República). Al ganar dicha elección se transforma en el primer Intendente de izquierda en la historia del país, y por tanto, en un referente dentro de su partido. Durante su gestión de gobierno integró el Congreso Nacional de Intendentes, cuya presidencia ejerció en el año 1993.

Presidente del Encuentro Progresista desde diciembre de 1994 y presidente del Frente Amplio desde diciembre de 1996, tras la renuncia de su anterior líder, el general Líber Seregni, renunció durante 1997 debido a diferencias con los sectores radicales, volviendo a ser presidente al año siguiente. Su cargo fue ratificado en diciembre de 2001.

En 1994 fue proclamado candidato a la presidencia por el Órgano de Conducción Política (OCP) del Frente Amplio. El II Congreso Extraordinario del Frente Amplio llevado a cabo entre los días 1° y 3 de julio de 1994 autorizó alianzas con sectores de otros partidos políticos para la conformación del Encuentro Progresista, lo que se llevó a cabo el 15 de agosto de 1994, acto en el que se anunció la fórmula presidencial junto a Rodolfo Nin Novoa, en aquel momento senador y exintendente de Cerro Largo por el Partido Nacional.​ Obtuvo el 30,6 % de los votos.

Nuevamente candidato presidencial en octubre de 1999, luego de derrotar en las internas partidarias a Danilo Astori por el 82.4 % de los votos, fue el candidato más votado al obtener el 40,11 % de los sufragios, por lo que tuvo que definir su elección en la segunda vuelta electoral con el candidato del Partido Colorado, Jorge Batlle. En esta definición obtuvo el 45.87 % de los votos, resultando vencedor Batlle.

El Frente Amplio quedó como el actor político con mayor bancada parlamentaria. La presidencia de Jorge Batlle se caracterizó por la aguda crisis bancaria del año 2002, período en el que Tabaré Vázquez mantuvo su papel opositor, aunque con las cautelas que el momento imponía. En efecto: en los meses previos a la instalación del gobierno de Jorge Batlle, Vázquez tuvo diálogos con éste, de tono cordial, donde se acordaron algunos aspectos fundamentales, como la instalación de la Comisión para la Paz.

En el peor momento de la crisis bancaria de 2002, Vázquez se reunió con el presidente y los principales líderes políticos, para acordar cursos de acción comunes. Si bien en el Parlamento el Frente Amplio mantuvo su voto opositor, en los hechos esta fuerza política evitó manifestaciones violentas contra el gobierno; con lo cual, Tabaré Vázquez se fue perfilando cada vez más como un «estadista en espera». Finalmente, en las elecciones de octubre de 2004 logró alzarse con la victoria en su candidatura presidencial, siendo el primer presidente electo del Frente Amplio en la historia del país.

El 24 de noviembre de 2008, ya en su puesto de presidente, solicitó su desafiliación del Partido Socialista, luego de que el Congreso de ese partido rechazara el veto presidencial interpuesto a los artículos de la ley de salud sexual y reproductiva (que habilitaban la despenalización del aborto)​ y por no apoyar directamente la candidatura presidencial Astori-Mujica, que el presidente presentara al Frente Amplio.

Sin embargo, al cumplirse dos años exactos de su desafiliación, el 24 de noviembre de 2010, Vázquez asistió a un acto en conmemoración de los 100 años del Partido Socialista en el país, donde fue el orador principal ofreciendo un prolongado discurso. Esto fue visto por la prensa local como un acercamiento al partido y como el retorno definitivo a la actividad política.

Intendente de Montevideo

En noviembre de 1989 fue candidato a Intendente de Montevideo por el Frente Amplio, ganando las elecciones y asumiendo el cargo el 15 de febrero de 1990. Con su elección, se transformó en el primer gobernante frenteamplista de la historia y en una figura central de la política uruguaya. Fue miembro del Congreso Nacional de Intendentes en el período 1990-94 y presidente del mismo durante el año 1993.

Entre sus realizaciones, cabe destacar la subdivisión de Montevideo en 18 zonas con fines de descentralización de la gestión; desde entonces, cada una de las 18 zonas tiene órganos de elección local y un Centro Comunal Zonal (CCZ). Su administración realizó una revisión del catastro de los inmuebles del departamento a fin de actualizar sus gravámenes impositivos. La oposición interpuso el recurso previsto en la Constitución ante la Cámara de Representantes, y ante la perspectiva de la anulación el nuevo catastro debió dejarse sin efecto.

Su puesto como Intendente y su carisma, rápidamente lo proyectaron como una figura de alcance nacional; las encuestas siempre han favorecido a la persona de Tabaré Vázquez, por encima de las preferencias partidarias. Cuando diez años más tarde alcanzó la Presidencia de la República, fue el primer ex Intendente de Montevideo en obtenerla, contradiciendo una arraigada constante de la política uruguaya, por la que el cargo de Intendente de Montevideo solía desprestigiar a quienes lo ejercían.

Elecciones Presidenciales de 2004

El 21 de diciembre de 2003 fue proclamado candidato a la Presidencia de la República por la coalición Encuentro Progresista–Frente Amplio–Nueva Mayoría (EP-FA-NM), junto a su compañero de fórmula de anteriores elecciones, Rodolfo Nin Novoa. Las encuestas lo daban como un claro ganador, aunque se dudaba si alcanzaría la mayoría absoluta que le permitiría ser elegido sin necesidad de medirse en una segunda vuelta electoral con el segundo candidato más votado.

El 31 de octubre de 2004 obtuvo el 50,45 % de los votos, aunque la Corte Electoral de Uruguay tardó más de una semana en hacer oficial el resultado debido a que, para obtener mayoría absoluta, faltaba que 708 de los más de 32 000 votos observados fueran para su candidatura. Esto creó la posibilidad teórica de una segunda vuelta electoral con Jorge Larrañaga. Estadísticamente se tenía certeza que no iba a ocurrir y la predicción se confirmó con la entrega de los resultados oficiales el 6 de noviembre.

Vázquez obtuvo el voto de 1 124 761 ciudadanos en un total de 2 229 611 habilitados y fue proclamado oficialmente presidente electo el 8 de noviembre, asumiendo el cargo el 1 de marzo de 2005. Se transformó, de esta manera, en el primer presidente del Frente Amplio del país y rompió, por tanto, con la hegemonía bipartidista del Partido Nacional y el Partido Colorado, que habían dominado la historia política uruguaya desde 1830. Su mandato se extendió hasta el 1 de marzo de 2010.

Aprobación presidencial

Al comenzar su mandato presidencial, Vázquez poseía un nivel de aprobación del 64 %. Dos meses después el nivel de aprobación cayó 10 puntos, debido principalmente a las protestas callejeras registradas en Montevideo. Allí se cuestionó la demora en la implementación del Plan de Asistencia Nacional a la Emergencia Social (PANES), un plan de atención a los pobres lanzado por el gobierno, y las polémicas entre altos funcionarios de los ministerios.

También incidió, de acuerdo al sondeo, la propuesta para liberar a presos comunes, una medida propuesta por el Gobierno de Vázquez para intentar resolver la superpoblación carcelaria en el país. A mediados de 2005 el nivel de aprobación era del 54 %. La encuesta que se realizó en abril de 2006 reveló que el índice de aprobación fue de 44 %,​ transformándose en la segunda caída significativa en los niveles de aprobación presidencial. El director de Opinión Pública de Equipos Mori, Ignacio Zuasnabar, indicó:

(…) el desgaste que provocó sobre la imagen del presidente el manejo del conflicto con Argentina por las plantas de celulosa aparece como la principal explicación de esta caída en sus niveles de aprobación.

En una encuesta de aprobación realizada en el mes de julio de 2006, Tabaré Vázquez subió un punto, alcanzando de esa manera un nivel del 45 %. En otra encuesta realizada a mediados de diciembre de 2006, por Equipos Mori, se registró un leve crecimiento del 5 %, llegando entonces a una aprobación del 50 %. Al cumplirse dos años de gobierno, Vázquez, realizó un acto público en la Plaza Independencia donde rindió cuentas sobre los logros del gobierno hasta el momento.

El acto, sin antecedentes en la historia uruguaya, generó mucho debate a propósito del cariz de la convocatoria y su organización despertó polémica en los días previos, con críticas desde la oposición. Tanto dirigentes blancos como colorados señalaron que el acto constituía una violación de la Constitución, ya que lo veían como un acto político partidario, sin embargo durante el acto el presidente no se refirió a ningún partido político, ni a cuestiones partidarias. Pese a esto, miembros del gabinete presidencial, como José Mujica admitieron que el acto fue de corte político.

Tabaré Vázquez también dijo que se trataba de un acto político, pero no político partidario, por lo tanto está amparado por la constitución. Se estima que había más de sesenta mil personas en la plaza y alrededores. Las locuciones de Vázquez duraron casi 3 horas, durante las cuales repasó los logros de cada ministerio en estos dos años. Por la duración del acto, la oposición calificó al acto como digno del presidente venezolano Hugo Chávez o del líder cubano Fidel Castro.

A fines de marzo del 2007 la empresa consultora Factum estimó que un 60 % de los uruguayos aprueba la gestión del presidente Vázquez (aumentando un 5 % de la última encuesta), mientras que el porcentaje de desaprobación se situó en un 19 %. Un año después, en marzo del 2008, la consultora Cifra publicó una nueva encuesta en la cual se le adjudicaba a Vázquez una aprobación del 56 % y una desaprobación del 21 %.

El 7 de marzo del 2009, Vázquez realizó un multitudinario acto público en Montevideo con el fin de repasar sus cuatro años de gestión, el acto contó además con la presencia del gabinete ministerial a pleno, autoridades militares, legisladores y otras figuras públicas y políticas. Ese mismo día se dio a conocer que el presidente contaba hasta la fecha con un 61% de popularidad.

En vista de la popularidad de Vázquez, varios correligionarios insistieron en la reelección presidencial, como por ejemplo José Korzeniak. Pero este instituto está vedado por la Constitución de la República, que impone un mínimo de cinco años para volverse a postular a la Presidencia. Una eventual reelección supone varias cosas: la renuncia anticipada de Vázquez a la Presidencia, proclamarlo como candidato único en las elecciones internas, y además plebiscitar una reforma constitucional que habilite la reelección presidencia linmediata. Hubo quienes se abocaron al esfuerzo de recolectar firmas para habilitar este mecanismo; pero el intento logró cosechar apenas 100 000 firmas, y abortó.

Según una encuesta difundida por la encuestadora Equipos Mori a darse a conocer en julio de 2009, a más de cuatro años de gestión de Vázquez en el gobierno, el 52% de los encuestados quiere que se presente en las elecciones del 2014, mientras que el 34% se opone a ello y el 24 % prefirió no contestar.

En cuanto a lo mejor y lo peor de su gestión, esa misma encuesta recogió que el 21% de los encuestados expresaron que lo mejor fue el Proyecto Ceibal, seguido del FONASA con un 9 % y la ley antitabaco con un 7 %, entre otras. Lo peor para los encuestados fue el Plan de Emergencia con un 19 %, la inseguridad ciudadana y la reforma tributaria con un 7 % ambas y el veto presidencial a la despenalización del aborto con un 4 %.

Actualmente, muy pronto a la finalización de su gestión, Tabaré Vázquez (según la encuestadora Equipos Mori) es el presidente con mayor porcentaje de aprobación en la Historia reciente del país con un 71 %. Haciendo referencia a esto, el director de Opinión Pública de Equipos Mori, Ignacio Zuasnabar, indicó: “Es un porcentaje récord. Nunca hubo un político con esta popularidad. Es inédito”.

El 21 de diciembre del 2009, la empresa Factum, dio a conocer una nueva encuesta en la que se le otorga a Vázquez un 80 % de popularidad entre los ciudadanos, ubicándose entre los tres porcentajes de popularidad presidencial más altos de Latinoamérica (junto con Michelle Bachelet y Lula Da Silva). Además de obtener un amplio apoyo dentro de su sector político, según esta encuesta, 6 de cada 10 personas pertenecientes al Partido Nacional y al Partido Colorado (opositores al Frente Amplio) dicen estar conformes con la gestión de Vázquez.

Elecciones del año 2014

El 26 de octubre de 2014, Vazquez obtuvo una votación cercana a la mitad del total de votos válidos, lo cual le valió disputar el balotaje contra Luis Lacalle Pou el 30 de noviembre. Ese día fue electo presidente por segunda vez con un porcentaje superior al 53 % de los votos emitidos.

Realizado por Daddy Lluka

Imagen relacionada

 

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario