Sloane Stephens, campeona del US Open 2017

Es Sloane Stephens, revelación de 24 años, la última campeona del US Open después de imponerse en la final a su compatriota Madison Keys, derrotada por 6-3 y 6-0, en casi una hora exacta (1h 01m). Sin rubor alguno, pulverizó a Keys, que en ningún instante encontró una fisura o la vía por la que hincarle el diente. Aunque esta ya había sorteado algunos pulsos comprometidos durante el trayecto a la final, no se preveía tal desequilibrio.

La número 16 acabó desconcertada, después de chocar reiteradamente contra el muro de Stephens, diestra, de 1,70, rocosa y de juego plano. Ni siquiera necesitó esta de una ofensiva, sino que le bastó con la fiabilidad de estas dos semanas. Desquició a Keys, que incurrió en 30 errores no forzados (frente a 6), la consecuencia de pegar a la desesperada.

De esta forma, Stephens se condecoró en un Grand Slam por primera vez y lo festejó Nueva York, una fiesta porque el tenis femenino estadounidense produce talento sin parar y logró incrustar a cuatro jugadoras en las semifinales (Stephens, Keys, Venus y Vandeweghe), dos en el capítulo final del torneo. Hacía 15 años (2002) que dos representantes del país no se medían por el título del major. “Quizá me debería retirar ahora”, bromeó la campeona, que se embolsó 3,7 millones de dólares por el éxito en Flushing Meadows y que ascenderá el lunes al puesto 17 del ranking mundial.

La tenista afroamericana, nacida en Florida, ingresó en el circuito profesional en 2007 y hasta este sábado se había hecho con cuatro títulos (Auckland, Acapulco, Charleston y Washington). Venía de firmar una buena secuencia en la gira norteamericana sobre cemento y, claro, con el trofeo neoyorquino en alzado en el aire, enseguida llegaron las comparativas (desmesuradas) y EE UU se planteó lo siguiente: ¿Será capaz Stephens de recoger el testigo triunfal de las hermanas Williams? Nadie contaba con ella, pero triunfó. Se llama Sloane Stephens.

ALEJANDRO CIRIZA

Stephens posa con el trofeo de campeona en Nueva York.

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario