Si no sucede nada extraño, se acabó el campeonato para Ferrari

Antes de la primera curva, el caos y la confusión había tomado el mando en la primera carrera nocturna sobre mojado. Un violento encontronazo entre Raikkonen y Verstappen, que se vio emparedado entre los dos Ferrari, acabó arrastrando también a Vettel, cuyo aturdido y dañado Ferrari acabó estampado contra el muro. Una de las réplicas de ese seísmo se llevó por delante al McLaren de Alonso, que a duras penas, con el chasis malherido, pudo mantenerse en pista 10 vueltas más.

De aquel cataclismo inicial salió potenciado Hamilton con una victoria que el sábado, tras su quinto puesto en parrilla, no entraba en sus planes. Hoy es líder sólido con 28 puntos de margen y virtual ganador del campeonato de F1 del año 2017. También salió reforzado Carlos Sainz, un superviviente con clase, mucha clase, a lomos de un Toro Rosso del que se bajará a final de año para iniciar su etapa en Renault. El madrileño brindó con un colosal cuarto puesto. Su cima en la Fórmula 1.

El caso es que en el peor fin de semana de Mercedes, sobre un asfalto que le suele torcer el gesto a la escudería alemana, Hamilton asestó, casi sin querer, una tremenda bofetada al campeonato. Al inglés le bastó con esquivar la ratonera que se encontró en esa primera curva y mantenerse firme ante el acecho, peligroso pese a la lejanía, del Red Bull de Ricciardo. Manejó como suele hacerlo, a la perfección, los tiempos tras el coche de seguridad, con esos frenazos y acelerones que sacan de quicio a sus rivales.

El resto, con neumático de lluvia, primero, y lisos, según se fue secando la pista, ya a mitad de la carrera, fue algo así como un paseo triunfal hacia su séptima victoria de la temporada. La que parece más decisiva camino de su cuarta corona. La segunda estocada consecutiva al impetuoso corazón de Ferrari, que prácticamente tiene perdido el campeonato 2017.

 

Esta vez a Fernando Alonso no le falló el motor, ni tuvo opción de reclamar nada al equipo. El empujón de Raikkonen en esa accidentada primera vuelta dejó su McLaren malherido. Décimo abandono del año en 13 carreras. “Ese golpe resultó fatal, si hubiéramos seguido en pista…”, lamentaba el piloto asturiano, dos veces ganador en el trazado asiático y consciente de que de esa sobredosis de anarquía podría haber rescatado algo importante. Puede que lo más interesante desde su aterrizaje en la escudería británica hace ya tres largos años. Mientras sigue dejando su futuro en el aire, a pesar del perseguido divorcio entre McLaren y Honda. Una oportunidad perdida para Fernando.

LadyBABA

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario