El próximo campeón de la F1 del 2017 sale de primero en Malasia

Existen enormes posibilidades de que Sebastian Vettel, se despidiera este sábado de todas sus posibilidades de darle la vuelta a la lógica y arrebatarle a Lewis Hamilton un título que parece llevar grabado el nombre del británico. El alemán ni siquiera pudo marcar un tiempo en la primera criba de la cronometrada (Q1) en Malasia por una avería en el motor de su monoplaza. Vettel tuvo un problema en la última sesión de ensayos libres y la Scuderia decidió sustituir la unidad de potencia de su monoplaza, una operación que tuvo que hacerse a toda prisa y que, seguramente, dejó algún cabo suelto que terminó condenando al tetracampeón.

Hacía más de un año que el piloto de Heppenheim no caía en la Q1, desde el Gran Premio de Singapur de 2016 en el que también arrancó el último. En aquella ocasión, una tremenda remontada le llevó a cruzar la meta el quinto, de modo que habrá que ver hasta dónde es capaz de escalar esta vez, en un circuito en el que tanto su bólido como él van como un disparo.

A Vettel no le queda otra que pensar en culebrear por entre el pelotón si no quiere que Hamilton empiece a hacer cuentas acerca de cuándo encasquetarse su cuarta corona. El británico se encontró hace dos semanas con una victoria inesperada porque Ferrari se pegó un tiro en el pie, y este jueves aterrizó en Malasia con más de una prueba de ventaja (28 puntos). A menos que ocurra un cataclismo, ese margen crecerá aún más con vistas a la próxima parada del calendario, el domingo que viene en Suzuka.

En este años 2017 los Ferrari mejoraron mucho, pero todavía están lejos de poder igualar a los Mercedes, cosa que se ha notado durante todo el campeonato, donde los alemanes siempre se mostraron con cierta superioridad y fue el equipo a batir. Vamos a ver si el próximo año los Ferrari lo hacen mejor, pero en este 2017 ya pueden ir despidiéndose del campeonato de Fórmula 1.

SurCARIBE, con iformación de -elpais.com-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario