Purga en Pdvsa responde a los conflictos por el control de poder

En medio de los rumores sobre la destitución de Rafael Ramírez como embajador de Venezuela en las Naciones Unidas, el fiscal designado por la asamblea nacional constituyente, Tarek William Saab, confirmó la detención de Eulogio Del Pino y Nelson Martínez, ex ministros de Petróleo y ex presidentes de Petróleos de Venezuela, así como de 65 gerentes acusados de corrupción.

“Es una guerra entre bandos para ver quién se queda con el poder”, indicó Juan Guaidó, presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional. Explicó que se trata de denuncias de vieja data y recordó que en noviembre del año pasado el Parlamento sancionó políticamente a Ramírez por la presunta malversación de 11 millardos de dólares por irregularidades cometidas entre 2004 y 2014.

La investigación realizada por la Comisión de Contraloría contiene 1.500 documentos probatorios de los ilícitos, señaló. Entre los casos mencionados está la compra de taladros chinos por 43 millones de dólares, la desaparición de 787 millones del Fondo Simón Bolívar y el caso de una gabarra hundida en 2010.

“En Pdvsa hay una gran corrupción, pero debe investigarse también todo lo relacionado con el desfalco a la nación con Odebrecht, con las empresas de maletín y con el cambio de divisas”, manifestó.

Reiteró que se trata de una jugada del gobierno para lavarse la cara mirando las elecciones presidenciales. “Hay una purga interna, sin duda”, aseveró.

Para José Bodas, directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela, no tiene sentido que ahora las autoridades actúen como si nunca hubiesen escuchado las denuncias de corrupción en la industria petrolera.

“En reiteradas ocasiones los trabajadores de la industria hemos denunciado la corrupción y la caída de la producción de petróleo, y nadie había hecho nada. La OPEP reportó el declive y en los medios de comunicación también se publicó la información. ¿Cómo es posible que todo el mundo lo sepa, menos las autoridades?”, comentó.

Señaló que todo lo que ha estado pasando es por la persecución al ex ministro de Petróleo y ex presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, que rompió relaciones con el resto del gobierno. “¿Cuántas acusaciones no hubo a la gestión de Ramírez? Pero no se hacía nada, solo se acusaba de apátridas a quienes denunciaban. Ahora que el ex ministro cayó en desgracia están sacando a toda su gente. Estamos de acuerdo con que se combata la corrupción, pero no puede ser solo por razones políticas”. Bodas pidió que se hiciera una investigación real sobre lo que está pasando en Pdvsa y que se castigue a todos los responsables.

Luego de que Nicolás Maduro anunció el domingo que el general de la Guardia Nacional Bolivariana, Manuel Quevedo, asumiría el  Misterio de Petróleo y la Presidencia de Pdvsa, en sustitución de Del Pino y Martínez.

Iván Freites, directivo de la Futpv, aseguró que los cambios “corresponden a una razzia del gobierno en Pdvsa para poner militares leales, de su total confianza”, dijo.

Freites indicó que con el nombramiento del mayor general Manuel Quevedo como ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa “se pretende hacer creer a la población que sacan unos corruptos para colocar gente honesta, pero no es así. La medida es salir de un grupo político considerado desleal al proceso revolucionario que adelanta Maduro”.

El fiscal designado explicó que a Del Pino se le vincula con la alteración intencional de cifras fiscalizadas de producción de crudo desde 2014 al 2017. “El ilícito se habría cometido cuando se desempeñaba en la Dirección Ejecutiva de Exploración y Producción Oriente de Pdvsa”, confirmó.

Del Pino está presuntamente incurso en los hechos de corrupción investigados en Petrozamora. Le imputaron los delitos de peculado doloso, concierto de funcionario con contratista, incumplimiento al régimen de seguridad de la nación y asociación para delinquir, además de uso indebido de sistemas de información y daños a la industria petrolera.

Saab informó que a Martínez se vincula con la firma de un contrato de refinanciamiento de la deuda de Citgo. “Esta firma no contó con el beneplácito del Ejecutivo”, afirmó.

Subrayó que a Martínez le imputaron los delitos de peculado doloso propio, concierto de funcionario público con contratista y legitimación de capitales y asociación para delinquir. Señaló que funcionarios de la industria petrolera que fueron detenidos la semana pasada señalaron directamente a Del Pino y a Martínez.

La fuerza pública detuvo ayer a 65 gerentes de la estatal, de los cuales 16 son altos mandos. Se libraron además 16 órdenes de aprehensión contra otros funcionarios. Saab aseguró que el miércoles 29 hubo 15 detenciones de funcionarios vinculados a sabotaje en el terminal de Puerto Miranda, en la Costa Oriental del Lago, en Zulia. “Se determinó el deterioro de las instalaciones y mantenimiento del crudo. Presumimos la apropiación indebida de materiales relacionados con la producción de petróleo”, recalcó.

A través de su cuenta en Twitter, Del Pino divulgó dos videos ayer en la tarde en los que pidió que se le permitiera ejercer su legítimo derecho a la defensa. “Se han concretado los rumores que me habían llegado de una serie de acusaciones que han estado haciendo contra todo el entorno de mi trabajo en Pdvsa, los que hice del conocimiento al presidente Nicolás Maduro y él me dijo que no cayera en la guerra psicológica de quienes han traicionado a la revolución”, confesó.

Reconoció las irregularidades en la estatal. “A través de los mecanismos internos hicimos las denuncias y se hicieron las investigaciones. No significa eso que los trabajadores sean unos corruptos y que hayan acabado con la industria”, señaló.

Del Pino asumió como presidente de Pdvsa luego de la destitución de Rafael Ramírez en septiembre de 2014. Intercambió funciones con Martínez en agosto, quien se desempeñaba como ministro de Petróleo y Minería desde enero. Ambos salieron del gabinete de gobierno el domingo 26, cuando Maduro designó a Manuel Quevedo como presidente de la estatal y ministro de la cartera de Petróleo.


Ramírez no acepta su destitución

MAIBORT PETIT

La cadena de dimes y diretes entre Rafael Ramírez y sus aliados, hasta hace poco, ha dado pie a una serie de acontecimientos que tuvieron su clímax el miércoles con la noticia de su destitución como embajador de Venezuela en la ONU.

La información la dio a conocer la agencia Reuters. Sin embargo, Ramírez la negó, pese a que fuentes del Departamento de Estado y diplomáticas confirmaron el hecho. Ayer el canciller Jorge Arreaza acudió a la sede del organismo internacional, pero no hizo ningún comentario.

Fuentes aseguraron de manera extraoficial que la destitución de Ramírez fue notificada a la ONU y que el funcionario se negó a aceptar su destitución. Ayer reiteró a CNN en español que no había sido removido de su cargo. Se conoció que María Gabriela Chávez, embajadora alterna ante la ONU, lo estaría apoyando.

La última actividad registrada de Ramírez en su cuenta de Twitter es del 29 de noviembre y hace referencia a una velada en la misión de Cuba ante las Naciones Unidas. En la cuenta de la Misión Permanente de Venezuela ante la ONU se reseñó el mismo día su participación en la sesión por el Día de Solidaridad con el pueblo palestino.

Su dos últimos artículos publicados en Aporrea se convirtieron en una suerte de bestsellers. La Tormenta, publicado el 19 de noviembre, ha tenido más de 25.000 vistas, mientras que el titulado Paso Firme, publicado el 26 de noviembre, ya supera los 13.000 lectores.

Sus artículos generaron malestar en las filas del chavismo. La constituyente y ex ministra Iris Valera enfureció ante sus planteamientos e hizo mención a la corrupción en la industria petrolera entre 2007 y 2009. “Hay personajes que se creen intocables, pero en esta patria de Bolívar y de Chávez sabemos que intocables no hay ni porque tengan títulos nobiliarios. (…) no hay conspiración, ni traidores que valgan”, escribió en Twitter.

Ramírez le respondió: “Quien me ataque a mi debe pensar un poquito, solo un poco, porque Chávez me tuvo 12 años a su lado. Pero, además, cuando estaba muriendo solo llamo a cuatro y YO estaba allí. Así es que ningún advenedizo me puede venir con cuentos a mí”.

JOSÉ GREGORIO MEZA / MARIA FERNANDA SOJO / EL NACIONAL

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario