El delito de lesa majestad, por Carolina Jaimes Branger

La Enciclopedia Jurídica define al delito de lesa majestad como “los delitos contra el rey, la reina y el príncipe heredero de la corona en las naciones monárquicas. Se dice lesa majestad, por haber sido lesionada, moral o materialmente, la majestad simbolizada en el monarca o las personas de su íntima familia”.

En los países republicanos, como la soberanía reside en el pueblo, el soberano es el pueblo. De manera que los delitos contra el pueblo son delitos de lesa majestad, porque son de lesa soberanía. Quienes atenten contra la seguridad del pueblo, incurren en delito de lesa majestad, porque el soberano es el pueblo. ¿Recuerdan que Chávez lo repetía una y otra y otra vez? La seguridad del pueblo comienza por el derecho a la vida, consagrado en la Constitución Nacional. Pero nuestra carta magna debe estar durmiendo el sueño de los justos, porque todo lo que vemos a nuestro alrededor es una injusticia detrás de otra, un asesinato detrás de otro. Y asesinados no sólo por balas, un horror consuetudinario, sino por desidia, negligencia, corrupción.…

Cuando se habla de seguridad, también se incluye la seguridad alimentaria. En Venezuela hubo seguridad alimentaria. Hoy no la hay. Y 2018 será aún peor, porque no habrá comida ni siquiera en la basura. Los responsables de que no la haya cometen delito de lesa majestad, porque el soberano es el pueblo. Los asesinos de quienes mueren de hambre en Venezuela tienen nombre y apellido. Y no es achacable a la “derecha apátrida”, ni a barcos que jamás se embarcaron, ni a comida que nunca se compró…

La seguridad también se refiere a la salud. Tener la certeza de que si uno se enferma contará con las instituciones de salud idóneas para ser tratado. Pero en la Venezuela de finales de 2017 se comete delito de lesa majestad, porque el soberano es el pueblo y el pueblo no está siendo atendido en los hospitales. Hemos visto mujeres pariendo en el suelo, en sillas de hospitales, en la calle. Hemos visto hasta cinco bebés apretujados en una cunita. Hemos visto pacientes muriendo por falta de medicamentos básicos. Hemos visto niños desnutridos que han muerto de mengua… Hemos visto ancianos que han debido pasar tranquilos sus últimos días, desesperados buscando comida y medicinas con una pensión que no les alcanza.

Sí, nuestro pueblo es víctima del delito de lesa majestad. Y ese delito se concreta aunque el soberano no lo conozca, no lo entienda o no se dé cuenta. El delito de lesa majestad no está tipificado en las leyes venezolanas y por una razón: porque nadie se imaginó que en una república se pudiera llegar a la situación de un grupo de personas delinquiendo en contra del pueblo soberano. Ojalá que el año que comienza hoy sea el año de su reivindicación y el año cuando los culpables paguen por sus crímenes.

@cjaimesb

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario