No los abandones, son inocentes que dependen de tus cuidados

Para los que tienen perros y el costo de la perrarina está por el cielo aquí hay recomendaciones. Respetemos la vida y a quienes un día adoptamos, abandonarlos es muestra de muy poco compromiso y facilismo. No perdamos la humanidad en medio de la crisis. Nuestras mascotas son inocentes, dependen exclusivamente de nosostros, así como un hijo pequeño.

No los abandones, resuelve con lo que puedas su sustento, sin duda estará mejor bajo tu cuidado que en la calle a merceded de ser atropellado, atacado, asesinado o mutilado. Dado los altísimos costos de la comida canina y felina, resurgen las alternativas tradicionales… que por cierto son más saludables.

La perrarina común contiene maíz, arroz, cebada, soya y le adicionan algunas vitaminas. Algunos alimentos como Dog Plus le agregan además remolacha. Esta receta es una opción económica a la perrarina y mucho más sana: cocina en agua las verduras que tengas y las conchas que resten de la cocina humana, como ser repollo, calabacín, auyama, zanahoria, papas, celery, lechuga, cambur y plátano verde o maduro (con sus conchas), brócoli, coliflor, todo lo que tengas a mano, menos concha de yuka.

Agrega conchas de huevo muy bien lavadas, hervidas y trituradas o licuadas, son una excelente fuente de calcio para las mascotas. También los perros comen frutas como melón, cambur, mango (sin la semilla), etc, menos piña (y su concha). Como fuente de proteínas las sardinas son excelentes, así como patas de pollo, mollejas, bofe y visceras, como por supuesto carne y pollo. Los restos de las carnicerías cocidos son económicos y nutritivos.

Lo que puedan y tengan a mano, ellos comen de todo y agradecen tu cuidado, recuerda que hasta después de la segunda guerra mundial, no se habían popularizado las comidas para mascotas. Fue recién en 1950 cuando la compañía Purina descubrió un concepto innovador para la comida de perros, el cual comenzó a ser comercializado y luego otras empresas copiaron la idea. En caso de que inicialmente no coman, por falta de costumbre, es sólo cuestión de paciencia hasta que se adapten al nuevo alimento.

Debes ofrecerle únicamente esa comida hasta que la coman, así tarde uno o dos días en aceptarla. Los perros no pueden comer cebolla ni cebollín, ni ajo, ni tomate, ni aceite de oliva, ni aceitunas, ni uvas, ni chocolate, ni piña, ni concha de YUCA. Preferiblemente darle pocos alimentos en base a harina de trigo. Recuerda siempre que los perros pueden comer la gatarina o alimento para gatos, pero los gatos no pueden comer la perrarina o alimento para perros, esto se debe a que la comida de perros no tiene TAURINA, que es un neurotransmisor y una molécula pequeña que interviene en la formación de la bilis y en otras muchas funciones. Si la deficiencia de taurina en gatos es severa y se prolonga durante algunos meses, enferma al gato y puede causarle una muerte prematura.

Daddy Lluka

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario