Intercambio propuesto por Maduro, dejó perplejos a los representantes farmacéuticos

Con los estantes de los hospitales al descubierto y el gobierno desconcertado sobre cómo liquidar $ 5 mil millones en deudas con las compañías farmacéuticas, Venezuela recientemente ofreció a algunos proveedores extranjeros una compensación alternativa: diamantes, oro y coltán, el metal raro utilizado para fabricar teléfonos celulares y Playstations, publica The Wall Street Journal.

El intercambio propuesto dejó perplejos a los representantes farmacéuticos, cuyas compañías no tenían políticas para aceptar gemas y metales preciosos como forma de pago, de acuerdo con tres personas familiarizadas con la reunión del mes pasado donde el ministro de salud de Venezuela hizo la oferta.

Si bien no está claro si alguna de las firmas lo aceptó, la propuesta subraya cómo el colapso económico de Venezuela está forzando a la asediada administración de Nicolás Maduro a improvisar para pagar bienes, ya que la grave escasez de dólares empuja al país hacia una sociedad de trueque.

El trueque también se está metiendo en las transacciones cotidianas de las calles en busca de productos básicos, en parte porque el gobierno está demasiado arruinado para imprimir suficiente moneda. El llamado Bolívar Fuerte, que el gobierno creó en 2008 al eliminar tres ceros de su moneda anterior, perdió más de 3200% de su valor solo en 2017, cuando el país rico en petróleo se sumerge aún más en la hiperinflación.

El ministro de Salud, Luis López, que se autodenomina un antimperialista radical en su cuenta oficial de Twitter, no pudo ser contactado para hacer comentarios. Las llamadas a un portavoz del ministerio no fueron respondidas.

El uso de productos como pago no es infrecuente para las grandes empresas globales que comercian con la minería o el petróleo, pero es casi inaudito como forma de saldar las deudas con otros sectores como los farmacéuticos, según el consultor económico venezolano, Orlando Ochoa.

Kejal Vyas / The Wall Street Journal

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario