Sebastian Vettel suma su segunda victoria en Bahréin

Bahréin le dio al Mundial eso que tanto necesita la Fórmula 1: pura acción. La segunda cita de la temporada siguió un guion imprevisible aunque el resultado fuera el mismo que hace dos semanas: victoria de Vettel y otro golpe encajado por Mercedes, que le quiso devolver la trampa estratégica de Ferrari en Australia. Sin embargo, el alemán escapó con una gestión impecable de los neumáticos.

Por detrás, los dos Red Bull quedándose fuera a las primeras de cambio, Gasly dándole a Honda su mejor resultado desde que volvió a la Fórmula 1 y Fernando Alonso remontando desde la 13ª a la séptima plaza. El asturiano volvió a arreglar en carrera una mala clasificación para sellar una cuarta posición en la general, tercera en constructores: “Un poco casual, hay que mejorar ya”, reclamó. Carlos Sainz fue undécimo y se quedó fuera de los puntos.

La carrera fue frenética desde la salida. En ese embrollo, Bottas le ganó la posición a Raikkonen y Fernando Alonso escaló cuatro plazas para ponerse delante de Hamilton, que partía noveno. El británico salió mal mientras Verstappen venía como un avión desde la 15ª posición. El holandés se pasó de revoluciones y acabó tocando al de Mercedes destrozando la rueda trasera de su RB14. Cuando entraba en boxes para cambiarla, su compañero Ricciardo sufría un apagón y abandonaba. No rodó mucho más Mad Max con el coche muy dañado y Red Bull quedó fuera al completo con toda la carrera por delante.

Hamilton reanudó el espectáculo con un triple adelantamiento en el que se deshizo de Alonso, Hulkenberg y Ocón, y poco después dejó atrás a Magnussen y a Gasly. En la vuelta 19, con amago de Mercedes para sacar a los mecánicos, Vettel entró y el pulso de estrategias se puso sobre la mesa. Bottas se mantuvo 20 vueltas con superblandos y Hamilton, 26 con blandos. Los dos irían hasta el final, a una sola parada, lo que obligaba a Vettel a aguantar en pista hasta ver la bandera a cuadros. El alemán acabó con unos neumáticos blandos que sumaban 39 giros defendiéndose del acoso final de Bottas.

En esa lucha final no estaba Raikkonen, que abandonó tras una parada dramática en la vuelta 36. El finlandés salió cuando la rueda trasera izquierda aún no estaba ajustada y atropelló al mecánico que trabajaba en ella causándole fractura de tibia y peroné en la pierna izquierda. El equipo lo mandó parar al momento y el herido fue trasladado al hospital militar, según adelantó Movistar.

En lo deportivo, Ferrari acabó celebrando la segunda victoria de Vettel y Toro Rosso, la cuarta plaza de Gasly. “Ahora podemos luchar”, exclamó el francés, repitiendo la frase que Alonso soltó cuando fue quinto en Australia.

LadyBABA, con información de -elpaís.com-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario