Pdvsa planea entregar pozos y producción para pagar deudas

La estatal venezolana Pdvsa está reviviendo un plan para expandir la producción de crudo a través de contratos de servicios para reactivar más de 23.000 pozos actualmente inactivos en sus divisiones Occidente y Oriente, reseña una nota de la agencia especializada en energía Argus Media.

El plan, heredado de la administración de Eulogio del Pino en Pdvsa (hoy procesado por corrupción) es “técnicamente sólido”, según le dijeron a Argus unos funcionarios de nivel superior y medio de la estatal. Pdvsa busca impulsar la producción de crudo de grados liviano y mediano como el Mesa (entre 28 y 30,5 °API) y el Santa Bárbara (39 grados °API) de las dos divisiones para operar sus refinerías nacionales y mezclar con crudo extrapesado de la Faja del Orinoco para la exportación.

Pero la estructura de los contratos de servicio propuestos, la integridad de las contrapartes potenciales de Pdvsa y la posibilidad de que Pdvsa pueda asignar toda el crudo extraído -en lugar de flujos incrementales- para pagar deuda respaldada por petróleo a China y Rusia, están haciendo sonar las alarmas sobre la viabilidad futura de la empresa.

Hemos identificado varias áreas donde el potencial de producción se recuperará de manera estructurada con el esfuerzo, la capacidad y la inversión de los trabajadores de Pdvsa bajo la supervisión de ingenieros venezolanos, muchos de los cuales recibieron capacitación en Rusia y la India“, dijo el Ministro de Energía y también Presidente de Pdvsa, general GNB Manuel Quevedo,  después de una reunión el 5 de junio con los trabajadores de Pdvsa.

Quevedo, un general de la Guardia Nacional sin experiencia previa en la industria petrolera, dijo que el plan tiene el potencial de aumentar la producción en hasta 1,4 millones de barriles diarios, lo que duplicaría efectivamente la producción actual. Los críticos dicen que el repunte no agregaría más de 600,000 barriles diarios,  si es que el plan se llegara a implementar correctamente y todos los pozos se pudieran reiniciar efectivamente.

El general Quevedo dijo ayer que Pdvsa mantiene su compromiso de desarrollar cerca de 2,4 millones de barriles por día de nueva producción de crudo extrapesado en la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO), que ha sido el ancla de la firma para ambiciosos planes de crecimiento desde al menos el 2005.

La faja del Orinoco abarca más de 55,000 km2 y contiene hasta 1,36 billones de barriles de reservas de crudos extrapesados in situ de 8 -10 °API. Pdvsa tiene una serie de empresas conjuntas en la FPO con socios extranjeros minoritarios, incluyendo Chevron, Repsol, Total, Equinor, Rosneft de Rusia y CNPC de China que producen y mejoran o mezclan el crudo para la exportación, ofreciendo principalmente mezclas Merey de 16 °API y petróleo crudo diluido (DCO).

Pero las prioridades aguas arriba de Pdvsa a corto plazo ahora están pivotando hacia la revitalización de los campos petrolíferos convencionales en el Occidente y en el Oriente de Venezuela que han sido en gran parte abandonados durante más de una década. Actualmente, cada división produce alrededor de 350,000 b / d, la mitad del nivel registrado en 2015. La división de Orinoco actualmente está operando en torno a los 800,000 b / d, en comparación con los 1,3 millones de b / d de hace tres años.

El plan revivido de Pdvsa fue desarrollado bajo el predecesor de Quevedo, Eulogio Del Pino, quien fue encarcelado por cargos de corrupción a fines del año pasado. Según Quevedo, el plan reactivaría hasta 13.435 pozos de petróleo inactivos en la división occidental para agregar un estimado de 655,000 b / d. Según estos números, cada pozo en promedio estaría aportando 47,7 barriles diarios.

También dijo que se reactivarían otros 9.500 pozos inactivos con un potencial combinado de hasta 700.000 b / d en las divisiones oriental y del Orinoco de PdV, incluidos más de 5.000 pozos inactivos dentro de la faja petrolífera del Orinoco. En tal caso el promedio de producción diaria por pozo reactivado se ubicaría en 73,7 barriles diarios.

Esos pozos aportarían muy por debajo del promedio nacional actual de aproximadamente 200 barriles diarios por pozo en producción. Algunos de los pozos han estado inactivos durante 30-60 días y requieren una inversión mínima para reactivarse. Otros han estado inactivos por más de 90 días y requieren un trabajo significativo, le dijo a Argus un alto funcionario de Pdvsa.

El anuncio de Quevedo no incluyó montos ni detalles sobre la inversión proyectada, ni las fuentes de financiamiento. Tampoco el cronograma para la culminación de este plan de reactivación de pozos. Bajo los amplios poderes ejecutivos para reestructurar la industria petrolera que le concedió el Nicolás Maduro, a principios de este año, Quevedo puede adjudicar contratos sin un proceso público y transparente de licitación.

El 29 de mayo, la Asamblea Nacional de Venezuela declaró nulo el decreto número 3.368 del Poder Ejecutivo  publicado en la Gaceta Oficial número 4.136 que otorga poderes plenipotenciarios al presidente de la estatal Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA), Mayor General de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo.

La nulidad fue votada de forma unánime por la Asamblea Nacional, ya que el “decreto viola explícitamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”, donde se establece que todos los contratos deben ser aprobados previamente por la Asamblea Nacional, por lo que la suscripción de cualquier contrato o convenio respaldado con el Decreto N° 3.368 carece de legalidad.

La propuesta de nulidad también advierte a los directivos de PDVSA y del Ministerio de Energía y Petróleo que “la compra o adquisición de bienes y servicios o firma de contratos será considerado una usurpación de funciones con todas las responsabilidades administrativas y penales que ello implica”.

Bajo un modelo de contrato de servicio típico, el contratista recibe una tarifa por barril por la producción incremental, pagada en efectivo o en especie. Por el contrario, en este plan revivido, Pdvsa otorgará contratos separados hasta por el 100% de lo producido a sus socios chinos y rusos en la faja petrolera del Orinoco, para repagar los préstamos respaldados por petróleo en los que Pdvsa se ha retrasado por al menos un año . Un funcionario de PdV dijo que el acuerdo “no tiene sentido comercialmente a menos que los contratistas de servicios petroleros estén asociados de alguna manera con los socios de la FPO“.

Un ejecutivo local petrolero chino confirmó su posible participación en el plan y le dijo a Argus que la CNPC y Petrochina probablemente formarían “sociedades integradas o asociaciones contractuales con firmas chinas de servicios petroleros cuyas operaciones para reiniciar pozos de petróleo serían financiadas por los prestamistas chinos“.

Los prestamistas chinos y las firmas de servicios petroleros serían pagados directamente por la CNPC con los ingresos generados por la venta del crudo a refinadores chinos y otros clientes de terceros, agregó el ejecutivo chino. Un diplomático chino confirmó que la CNPC y Pdvsa han estado negociando “arreglos de esta naturaleza” desde mediados de 2017. Pero se negó a proporcionar detalles “porque nada se ha acordado o firmado oficialmente todavía”.

Un diplomático ruso local se negó a comentar sobre el plan. Pero el funcionario reconoció que Rosneft y Pdvsa han participado en discusiones desde el año pasado que son “similares a las conversaciones descritas con la CNPC”. Uno de los ejecutivos de Pdvsa, que trabaja en la división occidental de la compañía, dijo que el plan “no parece ser lo mejor para Pdvsa y Venezuela” si los socios de empresas conjuntas extranjeras reciben toda la producción de los pozos reactivados, porque eso despojaría a Pdvsa del flujo que necesita para mezclar y comercializar crudo del Orinoco.

Tenemos que dejar de importar crudo liviano que podríamos producir , pero no podemos aumentar la producción de la FPO si se entrega la producción adicional de crudo ligero que podríamos obtener aquí, a menos que el plan sea que Pdvsa recompre parte de este crudo de sus socios minoritarios“, dijo este funcionario.

Este plan regalaría el país“, dijo a Argus otro funcionario de Pdvsa. Los sentimientos francos desde el interior de la empresa ponen de manifiesto la creciente división entre la dirección de Pdvsa y su fuerza de trabajo. Unos 25,000 trabajadores abandonaron la empresa durante el año pasado en una ola de emigración, principalmente a Colombia.

Como en todo socialismo, por un lado van los hechos verdaderos y por otro lado la retórica oficialista. A todas luces este plan está diseñado para beneficiar a los deudores de Pdvsa, como China y Rusia, que a la producción nacional de Pdvsa, ya que si los nuevos volúmenes de crudo no son Pdvsa, ¿de dónde saldrá el crudo liviano necesario apara mezclar con el extrapesado de la FPO para crear las segregaciones de exportación como el Merey 16 °API o el crudo para alimentar las refinerías nacionales? Este plan no responde esas preguntas.

SurCARIBE, con información de -lapatilla-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario