Los trabajadores huyen y los ladrones saquean a Petróleos de Venezuela

Miles de trabajadores huyen de la compañía petrolera estatal venezolana, abandonando puestos de trabajo alguna vez codiciados, ahora sin valor, por la peor inflación del mundo. Y ahora la hemorragia amenaza las oportunidades de la nación de superar su largo colapso económico. Trabajadores petroleros y criminales desesperados también están despojando a la compañía petrolera de equipos vitales, vehículos, bombas y cables de cobre, y se llevan todo lo posible para ganar dinero.

La doble fuga de personas y hardware está paralizando aún más a una empresa que ha estado tambaleándose durante años pero que sigue siendo la fuente de ingresos más importante del país. El momento no podría ser peor para el cada vez más autoritario, Nicolás Maduro, que fue reelegido el mes pasado en una votación que ha sido ampliamente condenada por los líderes de todo el hemisferio. A prominentes políticos de la oposición se les impidió competir en las elecciones, encarcelados o en el exilio.

Pero mientras el Sr. Maduro tiene un firme control sobre el país, Venezuela está de rodillas económicamente, abrochado por la hiperinflación y una historia de mala administración. El hambre generalizada, las luchas políticas, la devastadora escasez de medicamentos y el éxodo de más de un millón de personas en los últimos años han convertido a este país, alguna vez la envidia económica de muchos de sus vecinos, en una crisis que se extiende a través de las fronteras internacionales.

Si el Sr. Maduro va a encontrar la manera de salir del desastre, la clave será el petróleo: prácticamente la única fuente de divisas para una nación con las reservas más grandes del mundo. Pero cada mes, Venezuela produce menos.

Las oficinas de la compañía petrolera estatal se están vaciando, las cuadrillas en el campo están a la mitad, las camionetas son robadas y los materiales vitales se desvanecen. Todo esto se suma a los graves problemas en la empresa que ya eran inmensos debido a la corrupción, el mantenimiento deficiente, las deudas agobiantes, la pérdida de profesionales e incluso la falta de piezas de repuesto.

Ahora los trabajadores de todos los niveles se están alejando en gran número, a veces llevándose pedazos de la compañía literalmente con ellos, dicen los líderes sindicales, los ejecutivos petroleros y los trabajadores.

 

Carlos Nava, en verde, trabajó en un equipo de perforación para la compañía petrolera estatal de Venezuela, cerca de El Tigre, pero renunció el año pasado porque no podía vivir de lo que se había convertido en salarios de inanición. Crédito The New York Times

Un trabajo con Petróleos de Venezuela, conocido como Pdvsa, solía ser un boleto para el sueño venezolano. Carlos Navas, de 37 años, trabajó en un equipo de perforación en las afueras de esta ciudad petrolera, El Tigre. Tenía una casa aquí, con aire acondicionado y un auto. Nunca imaginó que no ganaría suficiente dinero para comprar comida para su esposa y sus tres hijos.

Pero renunció a su trabajo el año pasado, dijo, porque no podía vivir de lo que se había convertido en salarios de inanición. En una tarde reciente, con el sol inclinándose sobre las llanuras, el Sr. Navas se preparó para irse. Estaba subiendo a un autobús a las minas de oro infestadas de malaria al este, donde esperaba obtener suficiente dinero para comprar comida para su familia y, finalmente, financiar un viaje aún más largo: a Ecuador o Perú, donde seguiría una estampida de sus compatriotas venezolanos que huyen del cataclismo económico del país .

“Antes, trabajabas y eras rico”, dijo Navas sobre su trabajo en la compañía petrolera. “Tu salario compraba todo lo que necesitabas. Ahora no puedes comprar nada, ni siquiera comida”. Se prevé que la inflación en Venezuela llegue a un asombroso 130.000 por ciento este año, según el Fondo Monetario Internacional. Cuando The New York Times entrevistó al Sr. Navas en mayo, el salario mensual para un trabajador como él era apenas suficiente para comprar un pollo entero o dos libras de carne de res. Pero con los precios subiendo tan rápido, ahora compra menos.

A la compañía petrolera estatal no le está yendo mucho mejor. La producción está en su nivel más bajo en 30 años, y no hay señales de que el descenso sostenido haya terminado.

 

Los autobuses utilizados una vez por los trabajadores petroleros en un complejo residencial y comercial en San Tomé, Venezuela, han sido abandonados debido a la falta de piezas de repuesto. Crédito The New York Times

 

La compañía y el gobierno venezolano están en incumplimiento de pago por más de $ 50 mil millones en bonos después de no hacer los pagos de intereses desde fines del año pasado. China se negó a seguir prestando dinero a Venezuela a cambio de pagos futuros en petróleo.

Las exportaciones petroleras de Venezuela también están siendo interrumpidas por acción legal. En las últimas semanas, los tribunales han dictaminado que ConocoPhillips, una compañía petrolera estadounidense, podría embargar cargamentos venezolanos en refinerías y terminales de exportación en varias islas holandesas del Caribe. La acción se debió a la decisión de Venezuela de nacionalizar los activos petroleros extranjeros hace una década.

Y en su país, Venezuela ha tenido tantos problemas con las refinerías y otras instalaciones petroleras que ha tenido que importar gasolina para el mercado interno, gastando dólares que apenas puede pagar. El Sr. Maduro ordenó el arresto de docenas de gerentes de la compañía petrolera estatal, incluido el ex presidente de la compañía, en lo que él describe como una ofensiva contra la corrupción.

Pero el esfuerzo tiene las características de una batalla por el control y el acceso a los ingresos petroleros. En noviembre pasado, Maduro instaló a un general de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo, sin experiencia en petróleo para dirigir la compañía.

Todo eso se suma a una empresa en caída libre. En un discurso el mes pasado después de su reelección, Maduro dijo que la producción de petróleo este año debe aumentar en un millón de barriles por día, una tarea aparentemente imposible, sugiriendo que podría buscar más inversiones de gobiernos amigos como los de Rusia y China.

“¡Tenemos que aumentar en un millón de barriles!”, Gritó. “¿Quién lo va a hacer? ¿Maduro?”, su respuesta: trabajadores de Pdvsa.

 

Junior Martínez, de 28 años, que ha trabajado en la industria petrolera de Venezuela durante ocho años, ahora planea abandonar el país para buscar trabajo. Crédito The New York Times

 

En el área alrededor de El Tigre, muchas de las operaciones son realizadas por la compañía petrolera estatal con empresas conjuntas de entidades extranjeras, incluidas compañías occidentales como Chevron y Repsol de España, así como compañías estatales como la Corporación Nacional de Petróleo de China y Rosneft de Rusia.

Los ejecutivos petroleros citan la dificultad de trabajar en Venezuela a medida que las condiciones sociales disminuyen. “La gente está muriendo de hambre”, dijo Eldar Saetre, director ejecutivo de Equinor, el gigante petrolero noruego que trabaja con Pdvsa.

Las entrevistas con más de una docena de trabajadores petroleros actuales y anteriores revelaron una profunda ira. Los trabajadores, muchos de los cuales pidieron no ser identificados porque temían represalias, dijeron que si bien la compañía petrolera venezolana había estado retrocediendo durante años, su deterioro se había acelerado. “Esta era una copa de oro”, dijo un trabajador. “No plata, oro. Ahora, es una taza de plástico”.

Los trabajadores dijeron que el seguro de salud de por vida ahora valía poco, porque la compañía petrolera estatal había dejado de pagar en gran medida las clínicas privadas. Los trabajadores de campo se quejaron de que los almuerzos a veces no se presentaban porque la compañía no le pagaba al proveedor. Luego está el robo de equipo esencial. Un recorrido por las instalaciones petroleras alrededor de El Tigre mostró un costo devastador.

En varias estaciones de bombeo e instalaciones de tanques, los ladrones habían destrozado las instalaciones eléctricas para quitar el cable de cobre. En un sitio, nueve transformadores eléctricos habían sido arrancados de los postes, sus partes de cobre habían sido destruidas, deshabilitando los sistemas de control vital. Muchas tomas de las bombas estaban inactivas. En un pozo, el motor había sido robado, cerrándolo.

Hubo huecos en vallas y puertas que quedaron abiertas, dejando las instalaciones sin protección. Un empleado dijo que una unidad de la Guardia Nacional asignada para patrullar el área había estado fuera de servicio durante meses porque su vehículo se averió y no había repuestos para repararlo.

 

Los venezolanos esperaron en fila durante un día el mes pasado afuera de un supermercado en El Tigre para comprar harina de maíz. Crédito The New York Times

 

Las instalaciones mostraron un profundo descuido. Muchos tenían derrames de petróleo causados por tanques, tuberías o válvulas dañadas. En un sitio, dos grandes tanques estaban rodeados por un gran lago negro de petróleo crudo que se había filtrado.

Los trabajadores dijeron que no sabían quién estaba detrás de los robos. Dijeron que las bandas criminales podrían ser las culpables, pero algunos reconocieron que el desmantelamiento de los sistemas eléctricos en vivo requería un conocimiento que los trabajadores o ex trabajadores tendrían. Ali Moshiri, máximo ejecutivo de Chevron para América Latina hasta el año pasado, dijo que el robo en los campos petrolíferos de Venezuela había sido una realidad durante 20 años.

“Pero el robo se ha acelerado”, dijo, citando el robo como una razón principal por la que la producción de petróleo está cayendo en picado. “Robarán tu auto, robarán tu cabeza si pueden”. Lo fundirán, sacarán partes y lo venderán”. “La gente está desesperada”, agregó el Sr. Moshiri. “Pueden vender el cobre para alimentar a sus familias”.

Los trabajadores y supervisores en El Tigre dijeron que la producción de los pozos existentes había disminuido y que la perforación de nuevos pozos estaba en gran medida paralizada por la falta de equipos, productos químicos, repuestos y elementos básicos, como alimentos para los trabajadores. Un supervisor enumeró los muchos destinos a los cuales sus compañeros de trabajo habían huido: los Estados Unidos, Argentina, Perú, Ecuador, Brasil, Colombia y España. Muchos se van sin avisar. A menudo, no son reemplazados. Cuando lo son, los nuevos trabajadores frecuentemente tienen poca o ninguna experiencia.

 

El exceso de gas se quema en una división de la petrolera estatal en Anzoátegui, en el noreste de Venezuela. Crédito The New York Times

 

Junior Martínez, de 28 años, que ha trabajado en la industria petrolera durante ocho, está reuniendo documentos, incluido su título de ingeniero químico. Su esposa y su hija se fueron hace tres meses para ganar dinero en Brasil. “Recibo 1,400,000 bolívares a la semana y ni siquiera es suficiente para comprar un cartón de huevos o un tubo de pasta de dientes”, dijo Martínez sobre su salario en bolívares, moneda de Venezuela.

El padre del Sr. Martínez, Ovidio Martínez, de 55 años, recordó haber crecido aquí cuando comenzó el boom del petróleo, con pozos que brotaron en la manzana. Lloró cuando habló de la determinación de su hijo de abandonar el país. “Ves a tus hijos irse y no puedes detenerlos”, dijo el Sr. Martínez, conteniendo las lágrimas. “En este país, no tienen futuro”.

Aquí en El Tigre, cientos de personas hicieron fila una mañana reciente afuera de un supermercado, muchos esperando desde la noche anterior para comprar cualquier comida que pudieran. Carlos Antonio Ortega, de 31 años, caminaba a lo largo de la línea con su mono rojo de Pdvsa, vendiendo cigarrillos detallados. Dijo que había sido trabajador de mantenimiento de la compañía petrolera, pero se retiró hace ocho meses. “No podía comprar nada con lo que estaba haciendo”, dijo. “Tienes que hacer que la comida se estire”.

Una trabajadora de Pdvsa con más de 30 años de experiencia, que recientemente se retiró de su trabajo organizando exportaciones y envíos de petróleo, dijo que cuando comenzó hizo el equivalente a alrededor de $ 1,750 por mes. La compañía incluso le pagó a ella estudios en el extranjero y realizó posgrados. Cuando se retiró, dijo, su salario mensual no podía comprar dos cajas de huevos. “Quieres ir a una esquina y llorar”, dijo. “Es una bomba de tiempo. Me sentaba en las reuniones y pensaba: tic-toc, tic-toc”.

William Neuman y Clifford Krauss / The New York Times

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario