Venezolanos abandonan empleos por crisis del transporte público y salarios miserables

Las recurrentes fallas registradas en el Metro de Caracas en los últimos días agravan aún más la precaria situación de los venezolanos para llegar a sus puestos de trabajo, por lo que muchos se plantean el abandono de sus actividades laborales.

“No solo se trata de que la remuneración es ya insuficiente por una labor que se desempeña con bastantes limitaciones por un entorno adverso, sino que si para llegar a su lugar de trabajo debe pasar más penurias, luego de sopesar costos y beneficios, se termina por abandonar el trabajo formal para dedicarse a actividades informales con menos esfuerzo y mejor compensación monetaria”, dijo Linerby Sánchez, directora de Proyectos del Instituto de Altos Estudios Sindicales (Inaesin).

Al ingresar al mercado informal, el ciudadano pierde los beneficios sociales por los que el movimiento sindical ha luchado históricamente, quedando más expuesto a su suerte en una economía hiperinflacionaria que ya ha devorado 90% del valor de la moneda y destruido el salario como medio de sustento.

Camiones de mudanza, de carga animal y hasta las famosas jaulas de cuerpos policiales se ven en las distintas ciudades del país transportando a los venezolanos para llegar a sus sitios de destino, con todo el peligro que ello representa y que ya ha dejado varios fallecidos.

“Se trata de unidades que no cumplen con disposiciones de seguridad para trasladar a personas, pero es la opción más común para que muchos ciudadanos puedan movilizarse”, señala Sánchez.

De acuerdo con representantes del sector, 85% de las unidades de transporte a nivel nacional están paradas por falta de repuestos e insumos para su funcionamiento. Y en el caso de la capital, son más frecuentes los retrasos y paralizaciones del Metro de Caracas que impiden en muchos casos que los venezolanos lleguen a sus sitios de trabajo.

SurCARIBE, con información de -B&N-

Resultado de imagen para transporte publico en venezuela 2018

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario