Cristiano quiere irse pese a la subida de sueldo a 30 millones

No es una cuestión de dinero. Cristiano desea cambiar de aires. Es el mensaje que Jorge Mendes ha expuesto al Real Madrid, después de ofrecer al futbolista por media Europa ante varios conjuntos europeos. El club blanco ya le subió la ficha este verano hasta los 30 millones de euros netos. ABC publicó el 2 de febrero que el portugués vería aumentado su salario hasta esa cantidad a partir de este mes de julio. Así se ha hecho. Pero el jugador mantiene su idea de marcharse del equipo donde alcanzó sus más altas cotas de rendimiento, desde cuatro Champions a cuatro Balones de Oro.

Varios grandes del Viejo Continente rechazaron el proyecto de fichar a Ronaldo por tres o cuatro temporadas con un sueldo de 30 millones. El Manchester United, el PSG y el Chelsea valoraron que tiene 33 años y es arriesgado deportivamente otorgarle un acuerdo por cuatro años, hasta los 37, y un total de 120 millones de ficha neta. El United quiso siempre recuperar a su jugador, pero el momento ya no es el ideal. La edad es un problema para conceder un convenio de larga duración.

Ha sido la Juventus la única institución que aceptó el reto propuesto por Mendes. «Si Cristiano se va, será un nuevo reto en su brillante carrera», manifestó ayer el representante de la estrella. Apuntalada por la Fiat, la «Juve» de Agnelli se ha mostrado dispuesta a pagarle esos 30 millones netos por campaña durante cuatro años. Falta el acto más importante: presentar una oferta económica concreta de traspaso al Real Madrid.

El club desea que siga

La entidad madridista manifiesta cuatro puntos fundamentales de actuación. El primero, que no ha puesto a Cristiano en el mercado. El segundo, que desea que continúe. El tercero, que si el portugués desea marcharse, deberá explicar ante el presidente, primero, y ante la afición, después, las razones de su marcha. En esa hipótesis, probablemente habrá una rueda de prensa, individual o conjunta. Y el cuarto punto es que debe haber una propuesta económica de traspaso, avalada monetariamente por un banco, para estudiarla y decidir si se aprueba.

El Real Madrid no hablará si la oferta no supera como mínimo los 150 millones de euros en concepto de transferencia. Hay que dejar las cosas bien claras: la cláusula de rescisión de la estrella es de mil millones de euros y eso no ha variado. Quien desee su fichaje deberá negociar con el campeón de Europa, que accederá a colocar otro precio si su estrella expone su anhelo de cambiar de sitio y pide que su club se lo permita, porque será su último contrato al máximo nivel competitivo en el fútbol europeo.

Explicarse ante el club

Lo primero que quieren Florentino Pérez y José Ángel Sánchezes que Cristiano se exprese. Si desea irse, lo que le exigen es que hable con ellos cara a cara y exponga sus argumentos para decidir marcharse.

En el madridismo queda un pequeña esperanza de conseguir que el delantero no se vaya después de esa presumible cumbre. La afición blanca espera que le convenzan, pero es muy difícil, porque ya no es una cuestión de dinero, sino de postura personal.

El Real Madrid desea que siga en la empresa, pero si la posición del portugués es hermética permitirá su adiós siempre que presente una buena oferta. La entidad ya ha soportado muchos años con las mismas sensaciones agridulces y no piensa aguantar más desplantes. Cada vez que no estaba de acuerdo con sus emolumentos, porque un jugador de otro equipo ganaba mucho, acudía a la prensa y caldeaba el ambiente. Sucedió en 2012, cuando Lass firmó por el Anzi ruso con una ficha de 7,5 millones, aunque luego no los cobró.

Cristiano ganaba 9,5 y le parecía muy poco. Lo mismo ocurrió el año pasado, cuando hizo explotar la espita en la concentración de la selección lusa para decir que se iba si no le pagaban más. Por fin, este verano ha conseguido lo que deseaba. Pero no es suficiente. Ronaldo destrozó el ambiente de la conquista de la Champions en Kiev al pensar solo en sí mismo y quejarse de todo mientras sus compañeros celebraban un hito histórico, tres Copas de Europa modernas consecutivas.

Cansados por su actitud

Su decepcionante comportamiento nada más ganar la decimotercera Copa de Europa fue el colmo para el Real Madrid. Un punto de inflexión para sus directivos. El presidente de la entidad tuvo que dedicar toda la noche a hablar en televisiones y radios para intentar apagar el fuego creado por su estandarte, quien después salió a la palestra presionado por los acontecimientos y remató el desastre. Adujo que sus palabras que dejaban entrever el adiós no debía haberlas pronunciado tras la gran victoria, pero que no se arrepentía de lo dicho. Todavía fue peor el presunto arreglo.

Se fue ayer de vacaciones

Esa actitud tan negativa era la rúbrica de todo un año de acciones desagradables y reprobables que comenzaron con el enfado expuesto en la concentración de la selección portuguesa hace doce meses, antes de la Copa Confederaciones. En el Real Madrid se han hartado de tanto egoísmo, que significa una falta de respeto para el resto de la plantilla, y si presenta una buena propuesta traspaso no se dirá «no».

El Balón de Oro se marchó ayer de la capital de España en un vuelo privado para pasar unos días de vacaciones con su esposa, sus hijos y otros integrantes de la familia. Si los acontecimientos se aceleran con la presentación de una oferta concreta, el artillero deberá regresar a la capital de España y dialogar con el club madrileño antes de abordar los aspectos económicos de esa proposición.

La Juventus es la única institución que ha expuesto su deseo de contratarle y se esperan movimientos en las próximas horas. Lo que el Real Madrid desea es que si Cristiano y el equipo italiano van a aportar esa oferta, se haga cuanto antes, porque el campeón de Europa necesita saber si la operación es aceptable económicamente y si el portugués se marcha de verdad, con el fin de utilizar ese dinero en la adquisición de otra figura.

Ronaldo ha marcado 451 goles en 438 partidos. Es el goleador de la casa. Su adiós le convertirá en leyenda, pero sus formas nunca fueron bonitas.

Tomás González-Martín  @abc_deportes

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario