Los pros y contras de Luis Enrique como seleccionador

Su currículum habla por sí solo. Es un entrenador de éxito que ha demostrado su capacidad en el Barcelona. En el Camp Nou logró 9 títulos en tres años. Luis Enrique conoce la selección, en la que ha jugado 62 partidos, y ha sido un futbolista de élite. Se ha manejado en vestuarios con marcados egos, como el de la Roma o el Barcelona, demostrando fuerte personalidad.

También ha exhibido tener conocimientos tácticos, estudiar a los rivales e imponer metodologías propias por encima de presiones externas. Además, sabe delegar en su equipo de trabajo y servirse de la tecnología, como el chaleco GPS, para optimizar el rendimiento de sus jugadores.

La peor cara del asturiano

Las faltas de tacto con los cracks del equipo, a los que intenta tratar como a uno más. En la Roma chocó con Totti y en el Barça con Messi. Declarado antimadridista, no ha dudado en criticar al Madrid, lo que le genera el rechazo de los aficionados blancos.

Su volcánico carácter y ausencia total de diplomacia le ha costado varios incidentes con la prensa, con la que no tiene ninguna afinidad y a la que quiere todo lo lejos posible del equipo. Defensor de ciclos cortos en los equipos que entrena por su desgaste, es una incógnita su futuro en la selección. No ha gustado que elogiara a Cataluña en detrimento del resto de españoles.

Sergi Font / abc.es

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario