En Miami hay que hacer malabares para no vivir endeudado

Es un secreto a voces: el salario se diluye en el sur de la Florida y ahorrar se ha convertido en una destreza tan improbable como aprender japonés en la Calle Ocho. Pero no es tu culpa, ni de tu bajo sueldo. Miami es la peor ciudad entre las 50 más pobladas de Estados Unidos para ahorrar, concluyó un reciente estudio realizado en conjunto por las empresas de análisis inmobiliario PropertyShark y RentCafé.

El estudio, que comparó las posibilidades de ahorros de propietarios de viviendas o arrendatarios en 50 de las ciudades con mayor población en Estados Unidos, descubrió que, a diferencia de otras ciudades del país, los habitantes de Miami viven con un hueco constante en el presupuesto que les genera deudas todos los meses.

“Solo en ciudades como Miami, Detroit y Filadelfia, los residentes tienen que reducir gastos seriamente para vivir mes a mes sin acumular deudas”, indicó el reporte. Esto se debe a que, de acuerdo con los datos obtenidos en el estudio, el ingreso familiar promedio en Miami es de $4,241 y los gastos mensuales están estimados en $4,274.

Las cifras obviamente hacen imposible seguir la recomendación de los expertos financieros conocida como 50/30/20, que sugiere estimar 50 por ciento del sueldo en los gastos fundamentales como vivienda, comida, servicios básicos, seguro de salud y transporte; 30 por ciento en gastos personales que buscan satisfacer deseos, placeres y entretenimiento; y el 20 por ciento restante para ahorro o inversión.

El estudio de PropertyShark y RentCafé encontró además que, a diferencia de 44 de las otras ciudades analizadas, comprar una vivienda en Miami no representa un alivio significativo en su presupuesto, ni mucho menos una posibilidad de ahorro. Es más, se estima que los propietarios tienen un balance negativo de $1,219 al mes debido al pago de la hipoteca.

Junto a Miami, en el grupo de saldos negativos para los propietarios, también se encuentran Nueva Orleans con una deuda mensual estimada en $67, Memphis ($146), Filadelfia ($719), Cleveland ($842) y Detroit ($905). En contraste, el estudio encontró que quienes deciden tener una vivienda propia en ciertas ciudades, como Manhattan o San Francisco, pueden obtener un ahorro que varía de $4,692 a $2,673 al mes, respectivamente.

Pero si comprar una vivienda no le garantiza una mejor distribución de su dinero en Miami, alquilar le deja un peor panorama. Los arrendatarios tendrían una deuda mensual de $1,734, concluyó el estudio que solo deja una “buena” noticia, Miami: las personas que alquilan en las ciudades de Oakland, Brooklyn y Boston están aún peor con deudas de $1,739, $2,091 y $2,244, respectivamente.

En general, alquilar no es una buena idea. El estudio determinó que solo los arrendatarios de cuatro ciudades (Virginia Beach, Austin, Raleigh y San Antonio) tienen la capacidad de ahorrar para su futuro o imprevistos. En el resto del país, alquilar deja un balance negativo en su presupuesto.

No desfallezca

Pero entonces, ¿qué puede hacerse en Miami para vivir sin deudas y aprovechar al máximo su dinero? La experta financiera Alexandra Ramírez, quien tiene dos décadas viviendo en Miami, tiene varias sugerencias factibles que le pueden ayudar a reducir sus gastos y lograr lo que parece imposible por muchos: ahorrar para comprar una casa o un carro, para pagarle la universidad a sus hijos, para su jubilación o sencillamente, para el caso de una emergencia.

De acuerdo con Ramírez, el primer paso que se debe hacer es analizar su información financiera para determinar sus ingresos y sus gastos, especialmente esos que ella llama “gastos hormigas”. Estos son los gastos pequeños que se hacen regularmente y que a largo plazo pueden representar cientos de dólares al mes, como ese cafecito en las mañanas, el chocolate o los chiles en la caja registradora del supermercado, o el almuerzo con los compañeros de trabajo.

“Miami es una ciudad con una vida social muy alta”, destacó Ramírez, que comentó que por eso las actividades sociales son frecuentes, así como las compras para darse lujos con los que acudir a tales eventos. Entonces, lo aconsejable es reducir las “salidas sociales”. “Salga una vez al mes en vez de cuatro veces, llévese la comida al trabajo”, recomienda la experta que cree que así puede ahorrarse unos $100-$200.

Ramírez, autora del libro Conquista tu riqueza financiera en 21 días, también sugiere enviar de manera automática a su cuenta de ahorro una cantidad específica, así sea de $25, con lo que empezar su plan de ahorro, empezar a pagar sus deudas y dejar de usar sus tarjetas de crédito a diario.

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario