Andrea Dovizioso gana en la República Checa

Tiene la sangre fría. Y la capacidad de no perder los papeles. De tomar decisiones en momentos difíciles. Por eso, Andrea Dovizioso suma siempre. El salto definitivo lo dio el año pasado, cuando además de sumar, de estar, de intentarlo, de asomar por el podio, empezó a dominar. A ganar. Y ganó como nunca: seis victorias, las mismas que el campeón, Marc Márquez.

La victoria de este domingo en Brno, donde ha ganado una Honda seis veces en los últimos siete años, se la trabajó desde el viernes. Tanto que el sábado sorprendió con la pole position, un premio a la explosividad, a la perfección en una vuelta rápida, al que no está acostumbrado: no lo lograba desde hace casi dos años.

En la salida, pudo defender su posición pese a que Rossi trató de ponerse en cabeza tras las primeras curvas. Así, aguantó paciente en la primera posición. Tan paciente que su ritmo cayó demasiado como para evitar ser relegado en la cabeza. Rossi, que seguía a su rueda, se puso enfrente durante un rato, el que le aguantó su neumático delantero, el único blando en cabeza. Y el que Dovizioso quiso. El plan pasaba por cambiar el ritmo llegados a la mitad de la prueba.

La prueba cambió definitivamente a falta de cinco giros para el final. Cuando Lorenzo adelantó a Crutchlow y el grupo, que había sido de cinco, se redujo a tres. Tres pilotos, a cuchillo por el primer puesto. Y por primera vez en mucho tiempo ganaron las Ducati en la República Checa.

Y de entre las Ducati, ganó Dovizioso, frío, eficiente, en la defensa de su posición. Vencedor, a pesar de que Lorenzo lo intentó todo. Como cuando, a falta de tres vueltas, probó con un adelantamiento doble en esa última chicane que da entrada a la recta de meta. Primero a Márquez, luego a Dovizioso. Pero no acabó de cerrar el último viraje. Y por mucho que lo intentó un buen puñado de veces más en dos giros finales majestuosos, no lo logró.

Daddy Lluka

Resultado de imagen para en brno gano dovizioso

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario