La escasez de efectivo –presente desde hace dos años–, y la hiperinflación galopante han disparado el número de operaciones electrónicas provocando la saturación de los sistemas en no pocas ocasiones porque no aguantan el elevado número de transacciones. Lo peor es que el aumento diario de precios conduce a que el pago de las compras se haga por partes, ya que existen topes en las máquinas fiscales, ante la enorme cantidad de ceros, y límites diarios por cada banco que contribuyen de alguna manera a colapsar la plataforma.

“El tema no es de aumento de dispositivos, sino de la plataforma existente (Cantv y operadoras de telefonía móvil) que no soportan la enorme cantidad de transacciones”, dijo una fuente del sector que optó por reservar su identidad. “Falta inversión no solo en la banca, también por parte de las empresas de telecomunicaciones”, comentó al agregar que una parte se hace en bolívares, pero otra en moneda dura con todas las dificultades que ello representa.

El sector no tiene los incentivos para hacer cuantiosas inversiones y actualizar los sistemas. Las tarifas de prestación del servicio bancario se mantienen reguladas (en 0,15% la tasa promedio por transacción con tarjetas de débito) y en consecuencia dificultan cualquier posibilidad.

Es por esta razón que hoy en día es casi una misión imposible poder encontrar un punto de venta. Las entidades bancarias ya no tienen oferta y los nuevos proveedores de estos dispositivos, distintos a los bancos, hacen esfuerzos para poder traerlos. Eso sí, un punto de venta (POS) se puede conseguir desde 350 dólares, dijo un empresario vinculado a la cadena de comercialización.

De acuerdo con la data de junio de la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), existían 389.068 puntos de venta en todo el país. No obstante, la fuente empresarial asegura que la cifra es mayor porque no todos reportan sus equipos. Según la información que maneja, se trataría de 420.000 POS a nivel nacional entre bancos públicos y privados.

Un aspecto que puede colapsar las plataformas tecnológicas de los medios de pago en los próximos días es la entrada en vigencia de la reconversión monetaria el 20 de agosto. Se avizora mucha tensión antes de esa fecha. La gente tratará -en la medida de lo posible- de adelantar las compras para evitar los enredos y confusiones que se generarán ante la supresión de cinco ceros al bolívar.

De junio a julio el crecimiento de las operaciones electrónicas de pago fue superior a la inflación por volumen transaccional. Sin embargo, se espera que después de la reconversión se ajuste y disminuya la cantidad de transacciones.

Ligia Perdomo @LigiaPerdomo