Dentro de muy poco se comerán “piedras”, Lee Hamilton Steak House cerró sus puertas

El pasado lunes 10 de septiembre, el emblemático restaurante Lee Hamilton Steak House cerró sus puertas. Siendo un restaurante de carnes, no pudo soportar la ausencia de materia prima ni adaptarse a los precios acordados, menos cubrir costos con la merma de clientes afectados por la disminución del poder adquisitivo y la hiperinflación. 

Este restaurante de Caracas se caracterizó durante 60 años por ofrecer carnes a las brasas. Su historia comenzó en 1958 cuando un norteamericano oriundo de Texas decidió abrir un restaurante de carnes en la entonces naciente urbanización de La Castellana. El fundador se llamaba Lee Cooper Hamilton, nacido en la ciudad de Middletown, Maryland, quien luego de estudiar hotelería en Nueva York llegó a Venezuela atraído por el auge y la bonanza de la explotación petrolera.

Hamilton tenía una granja en Los Teques, cultivaba hortalizas que eran distribuidas en los pocos restaurantes que había en la ciudad. Más adelante, decidió abrir su negocio y fundó la reconocida steak house la cual bautizó con su propio nombre: Lee Hamilton.

El norteamericano se especializó en carnes a las brasas con el estilo característico de su país. Cortes como el T-bond steak, el sirloin, el churrasco New York, entre otros, convirtieron el lugar en un atractivo y novedoso espacio gastronómico para la época. Además, el salad bar, donde servía lo que cultivaba en los Altos Mirandinos, se hizo famoso por sus lechugas con queso roquefort.

Posteriormente, el local pasó a las manos de un restaurador de origen portugués, José Rodrígues. Con el paso del tiempo sufrió algunas modificaciones, pero siempre mantuvo la oferta carnívora originaria, con nuevas propuestas donde se incluían también pescados y arroces. Hoy bajo la dictadura de los bataneros chavistas, decidieron cerrar sus puertas, pocos son los que todavía se “calan esta vaina”.

SurCARIBE, con información de -TalCual-

Imagen relacionada

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario