Ecoanalítica: el año pasado una familia podía vivir con 150 dólares al mes y ahora necesitan 410

El economista y director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, analizó en Con Todo y Penzini por Globovisión las perspectivas para Venezuela, en un mercado donde parte de la población está percibiendo una “inflación en dólares”. Tras indicar que “continúa la caída de la producción petrolera en el país”, a un ritmo de contracción de “40 mil barriles de petróleo por mes”, estimó que los niveles de exportación podrían ubicarse hasta los 500 mil barriles diarios, lo que provocaría un “déficit de casi 10 mil millones de dólares”.

En su estimación, el analista estimó que al cóctel se sumaría el hecho de que “las exportaciones no están creciendo”, contrario a lo que ocurre con las importaciones, aunque advirtió que estas se están dando “con dólares propios”, debido en parte a que “el comerciante ya no depende (únicamente) de Dicom”.

Consultado por Penzini acerca de la percepción de “inflación dolarizada”, dijo que lo que se está viendo es una “disminución brutal del poder de compra del dólar en Venezuela”. 

No obstante, aclaró que “hablar de inflación en dólar no es correcto, si se considera en términos puristas”. Lo que ocurre en Venezuela, aclaró, “es que como la inflación es mucho mayor que la devaluación, el tipo de cambio se está preciando en términos reales”.

Ejemplificó que los venezolanos “ahora necesitan más dólares para comprar las mismas cosas”. Aunque insistió en que “técnicamente, no es el concepto adecuado, pero la gente lo entiende así”.

Dijo en este aspecto que en Ecoanalítica hicieron un cálculo: “Una familia de 4 miembros sin mucho lujo, el año pasado necesitaba cerca de 150 dólares. Con eso podía hacer frente a los gastos de alimentación, salud y algunos servicios. Hoy necesita esa misma familia 410 dólares”.

“Es un proceso de encarecimiento, pues los precios están subiendo más que lo que se devalúa el dólar y por eso a la gente no le alcanza” el dinero, abundó.

El mantenimiento en otro país es mayor

“El año pasado estábamos hablando de 150, ahora 410”, insistió, no sin antes indicar que en ciudades como Miami (EEUU) “los montos son muy superiores: más de 1000 dólares para mantenerse. Eso también explica porqué la opción de irse debe pensarse muy bien”. Aclaró que no se refiere “al grupo de gente que vemos saliendo por la frontera de forma crítica”.

“Prefiero estar cambiando lo que me da para vivir holgadamente, que irme a una ciudad donde necesitaré más del doble de ese dinero. Porque significa que mis ahorros se van a acabar con más rapidez”, dijo tras lamentar que este “es un ciclo que ha durado demasiado” tiempo.

¿Emigrar?

Consultado con respecto a la decisión de emigrar, dijo que se trata de una “decisión personalísima”, pero aconsejó “que lo piensen bien, que no lo hagan de forma visceral”.

“Es muy importante que la gente si tiene familia e hijos, si tiene negocios: que piense muy bien adónde se va a ir. Es muy importante que evalúen el costo de la ciudad, el alquiler, los costos de los servicios; el colegio, si tienes hijos, un seguro de salud, etc. Todas esas cosas son consideraciones que deben tener en cuenta”, dijo.

Preguntado sobre el la propuesta de crear una nueva corporación para manejar el área petrolera, advirtió que “eso no va a salvar a PDVSA de sus compromisos por pagar”. Estimó en tal sentido que se refiere a “medidas para ganar tiempo”.

En lo que tiene que ver con la diáspora estimó en 2.2 millones de personas el número de venezolanos que están movilizando remesas (de un total de más de 5 millones), principalmente dólares, hacia la nación sudamericana para ayudar a sus familias.

Daddy Lluka, con información de -globovision-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario