A coñazos quiso entrar la escolta de Maduro al Palacio Nacional de México

La visita de Maduro Moros a México con motivo de la toma de poder de Andrés Manuel López Obrador, ha sido una de las más polémicas y difíciles de afrontar para el mandatario nacional. Protestas previas a su llegada al país centroamericano, incluso lo obligaron a omitir de su agenda la investidura de AMLO, y a limitarse exclusivamente a asistir a la celebración que se llevó a cabo después y a la que estaban invitados los demás mandatarios de la región.

El fuerte rechazo de la población y de los congresistas mexicanos, quienes lo tildaron de dictador, lo abuchearon e incluso colgaron una pancarta de “no bienvenida” a México, sería el motivo principal por el que el presidente venezolano decidió ir al Palacio Nacional con 100 militares como parte de su guardia de seguridad.

Así lo reportaron los medios locales, quienes no solo criticaron a Maduro por incumplir con el protocolo, sino también por llevar más invitados de los contemplados en la lista de la ceremonia.

De igual modo, reportaron que a las afueras del Palacio nacional se generó una trifulca entre los militares venezolanos y los guardias de seguridad mexicanos, quienes al impedir que los castrenses ingresaran al interior de la estructura, fueron embestidos.

En un video compartido por el periodista Gabriel Bastidas se ve cómo los uniformados connacionales intentan, a la fuerza, entrar al Palacio. “¿Cómo van a dejar pasar a cien personas que ni siquiera están contempladas en la lista? Como dicen en las redes sociales, ‘si ya saben cómo es (Maduro), para qué lo invitan’”, fue el comentario de uno de las periodistas que reseñó el evento.

Mientras que otro, calificó como una falta de respeto que el primer mandatario venezolano asistiera con militares uniformados como tal a otro país y en medio de la investidura de un homólogo. “Es una falta de respeto y una falta al protocolo”, sentenció otro comentarista.

Daddy Lluka, con información de -elcooperante-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario