Otro año más donde Mercedes le mete «medio palo» a Ferrari, Hamilton ganó el premio número 1000 de la F1

El sábado Valtteri Bottas se convirtió en el tercer poleman diferente en igual número de carreras en 2019, pero todo el buen trabajo de las prácticas y la calificación se echó a perder en los primeros metros cuando perdió la punta con Lewis Hamilton. Bottas explicó que sus ruedas traseras patinaron de más en la salida debido a la línea blanca pintada justo delante de su posición en la parrilla.  El auto de Hamilton estaba ubicado varios metros más atrás, lo que, en teoría podría permitirle traccionar algo más antes de pasar sobre ella.

Sin embargo en la inspección que hicimos después de la carrera no parecía que esa franja de pintura blanca ofreciera notablemente menos agarre que el asfalto. De hecho, esa situación para el hombre de la pole se repite en otros circuitos del calendario y no es exclusiva de China.

Cuando se trata de autos iguales cualquier pequeña diferencia puede convertirse en decisiva,  pero el mismo argumento pudo darlo Hamilton en Australia, donde él partía en la pole, la línea de salida estaba en una posición similar y él perdió la carrera con Bottas en los primeros metros. Sin embargo nunca lo mencionó.

Mercedes no ha desarrollado el dominio que tienen en la F1 en la actualidad únicamente a base de una superioridad técnica. De hecho no han tenido el mejor auto durante lapsos de las últimas tres temporadas, pero siempre han sido el mejor equipo.

En China lo han demostrado nuevamente con su gestión de la carrera y del fin de semana, en especial, durante la segunda parada en boxes en la que hicieron parar a sus dos autos en la misma vuelta, haciendo un doble cambio de neumáticos en menos de diez segundos.

Esto les permitió cubrir a Bottas inmediatamente del undercut de Vettel y además mantuvo el orden entre sus pilotos después de que Hamilton reclamara a su equipo cuando en la primera parada en boxes Bottas fue llamado antes, cuando el británico tenía prelación, perdiendo parte de la diferencia que le había puesto de por medio.

Tres dobletes consecutivos (cuatro desde Abu Dhabi 2018) a los que solo les han faltado las bonificaciones de la vuelta rápida de Bahréin y de este domingo, que tal vez el equipo no ha buscado,  son un el mejor inicio de temporada en toda la historia de las flechas de plata después de tres carreras.

Desorden de órdenes

Ferrari tiene en sus manos un problema con la gestión de la lucha entre sus pilotos, que este domingo les costó perder la cuarta posición a manos de Max Verstappen.

Sebastian Vettel exigió de más sus neumáticos siguiendo a su compañero de equipo después de perder con él en la salida y cuando llegó la orden a Charles Leclerc desde el muro de pits para cederle la posición a Vettel, ya el alemán no tenía con qué ir lo rápido que pensaba.

Varias veces le dieron la referencia de los tiempos de vuelta de Hamilton y él dijo poder igualarlos. “Puedo hacer 8.5” dijo a su ingeniero Riccardo Adami, en referencia al tiempo de 1:38.5. En realidad no pudo bajar de 1:39.1 cuando pasó a Leclerc, luego rodando incluso más lento.

Después de eso, no solo se escaparon los Mercedes sino que además Verstappen se puso en rango para atacar con un undercut de libro, al cual Ferrari tuvo que reaccionar llamando al box a Vettel, pues estaban en riesgo de quedar ambos autos rojos detrás del Red Bull.

Antes de eso, pero después de obedecer una orden por segunda vez en tres carreras, Leclerc afirmó reiteradamente vía radio estar perdiendo tiempo detrás de Vettel.

El viernes tuve la oportunidad de preguntarle a Mattia Binotto por qué en Bahréin le habían pedido a Leclerc quedarse detrás de Vettel durante dos vueltas cuando le dio alcance, tras perder con él en la partida. Me dijo que estaban “evaluando el ritmo de Sebastian”, es decir, determinando si era capaz de mantenerse como líder.

Como ya sabemos, Leclerc no esperó y lo adelantó en la primera oportunidad que tuvo, pues era claramente más rápido. Si esta vez Vettel hubiera sido así de superior, tal vez lo habría hecho también, pero en un momento admitió que estaba “intentando acercarse más” a Leclerc, sin conseguirlo.

El muro de Ferrari no está logrando identificar rápidamente quién es su caballo de batalla. Este domingo Vettel estuvo ocho vueltas (!) en rango DRS de Leclerc, es decir, era evidente que iba más rápido, pero no conseguía ponerse en posición de adelantar y el equipo tampoco lo asistió con inmediatez.

Un problema que se ha generado es que con su rendimiento en las dos primeras carreras, Leclerc ha debilitado los cimientos del liderazgo que Binotto le entregó a Vettel públicamente antes de iniciar la temporada, el cual ha buscado defender ya en tres ocasiones en igual número de carreras. Este viernes, ha reiterado que Vettel es quien mayor «probabilidad» tiene de pelear el campeonato por Ferrari, luego actúan consecuentemente.

En China les ha costado la cuarta posición solamente, aunque en realidad, el principal problema que tienen por resolver es poner en pista un auto que esté consistentemente al nivel de Mercedes para pelear por la victoria.

Sin embargo,  cuando lo tengan, no se pueden permitir darle oportunidades a sus rivales por no gestionar suficientemente bien la carrera entre sus pilotos.

Diego Mejía

 

 

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario