«Trump está frustrado y el Pentágono no tiene interés de intervenir militarmente a Venezuela»

El ex oficial del Pentágono y ex subsecretario adjunto de Defensa de Estados Unidos para el hemisferio occidental, Frank Mora, advierte que una intervención militar en Venezuela «acabaría con todo», y lamentó que la nación se haya convertido en una apetecida pieza en un pulso de poder mundial geopolítico. Reconocido como el hispano que ha logrado mayor poder en el Pentágono, el también director del Centro Latinoamericano y del Caribe Kimberly Green analizó los posibles escenarios durante entrevista con Jaime Bayly, en las que cuestionó los mensajes confusos de la administración Trump.

Mora dijo que «el diálogo con Nicolás Maduro y Diosdado Cabello no es viable», porque forma parte «simplemente (de) una táctica para hacer pasar el tiempo.  No hay seriedad en eso». Sin embargo, dijo creer que el gobierno de Donald Trump «está viendo la posibilidad de negociar con otras» figuras.

Tras estimar que «después del 30 de abril había gente que estaba hablando dentro de las Fuerzas Armadas y gente del Gobierno», dijo que «la idea es crear la fisura, no un golpe de Estado de Palacio… para separar a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello del poder para entonces ellos negociar con (Juan) Guaidó».

En cuanto al reiterado discurso de que «todas las opciones están sobre la mesa», incluida la militar, estimó que es una «manera de intimidar a las Fuerzas Armadas para forzar un cambio. Es parte del discurso».

FAN penetrada por el narcotráfico

El especialista estimó que «la apuesta que hizo el gobierno de Estados Unidos y el Grupo de Lima es que las Fuerzas Armadas iban a resolver el problema, pero no se dieron cuenta de que las Fuerzas Armadas estaban totalmente penetradas por la corrupción, el narcotráfico; y que ellos no van simplemente a abdicar esa posición».

Consultado con respecto a por qué falló la «Operación Libertad», opinó que hubo una «operación de contrainteligencia por parte de algunos elementos del Gobierno y quizá de los cubanos, para tratar de revelar quién está dudando en su lealtad, y quién saca la cabeza». En este sentido, dijo: «Salieron dos».

No obstante, consideró un error las declaraciones de John Bolton de señalar a tres altos funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro: el ministro Vladimir Padrino López; el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno; y el Jefe de la Casa Militar.

«Fue un error. Creo que es una especie de operación sicológica para crear deslealtad, confusión, pero en el futuro dirán: no vamos a negociar. Va a ser mucho más difícil negociar con elementos que sí puede ser que salgan para actuar contra la dictadura», dijo.

En lo referente al levantamiento de sanciones a los militares que retiren su apoyo a Maduro, dijo que exonerar responsabilidades «es una buena práctica», pero dejó claro que no es suficiente.

«Discurso confuso de la Casa Blanca» 

Mora calificó de confuso el discurso que surge de la Casa Blanca. «Oímos al presidente Trump decir que los rusos no están interesados en el caso. Luego Pompeo dice que están negociando con el gobierno cubano. El Grupo de Lima, representado por Canadá, ratifica que están conversando con los cubanos».

Reveló igualmente que el presidente estadounidense «Donald Trump está molesto con sus asesores, porque no estaba bien asesorado sobre el tema de Venezuela, porque le está yendo mal políticamente». 

«Mike Pence sale y hace un discurso tirándole a los cubanos», después de que la presidencia asegura que están negociando con ellos en el caso venezolano. «Uno no puede estar negociando y tirándole duro y presionando a la misma vez, porque los cubanos van a decir: a cambio de qué yo voy a entregar a Maduro».

«A Cuba le interesan mucho los sesenta mil barriles de petróleo que se les entrega todos los días. Pero EEUU ha dicho que esta batalla es también contra Cuba. Y eso no tiene sentido», dijo al citar lo que consideran son grandes incongruencias en el discurso oficial.

El exjefe del Pentágono insistió en que Trump dice estar frustrado «porque los asesores le han vendido una postura dura de confrontación contra Venezuela que no ha dado resultados».

Errores y consejos para Juan Guaidó

Consultado con respecto a si las acciones del jefe del Parlamento, Juan Guaidó, han sido las correctas, dijo que sí; pero acusó acciones muy improvisadas y sostuvo que no se puede pedir lo que no se tiene la total seguridad de recibir.

Le recomendó a Guaidó «quedarse en Venezuela, mantener a las fuerzas democráticas unidas y enfrentadas a la dictadura». 

Dijo que el de la nación es un «proceso largo. Entiendo la crisis humanitaria y queremos una solución ya, pero hay que tener paciencia y ser persistente».

Sostuvo que el 30 de abril le sorprendió el llamado de Guaidó a los militares. En este aspecto, dijo: «Me pareció un poco improvisado», al tiempo que desestimó se tratara de un golpe de Estado «porque los militares no salieron». Especuló que «quizá hubo una operación de contrainteligencia», en la que Guaidó «fue engañado».

Fuerzas Armadas no confían en Leopoldo López

Dijo Frank Mora que el dirigente político «Leopoldo Lópezes una persona que polariza y no creo que las Fuerzas Armadas confíen en él», por lo que su aparición durante la madrugada del 30 de abril junto al jefe parlamentario fue «un error estratégico de Guaidó. Me sorprendió que fue un poco improvisado».

Avaló el llamado del gobierno español, por medio del canciller Borrell, a que no emita declaraciones políticas desde la sede diplomática adonde se mantiene en condición de huésped, argumentando que «bajo derecho internacional», esa es la norma. Sin embargo, matizó que «no debió decírselo en público».

Estimó además que el dirigente se mantendrá en el país, porque «él tiene aspiraciones políticas. Dudo que vaya a seguir haciendo declaraciones políticas desde la embajada española».

Intervención militar en Venezuela

En cuanto a una eventual intervención de Estados Unidos, dijo que «no se puede pedir si no está garantizado que le van a responder. Grupo de Lima ha dicho que no apoya una intervención militar en Venezuela. El Pentágono no creo que esté interesado en una operación militar».

«Conozco a la gente de uniformes, ellos están muy preocupados con escenario de conflictos en el Golfo Pérsico, en el mar del Sur de China, Corea del Norte y en otros sitios que le preocupan más que Venezuela», argumentó.

Dijo que si bien la nación sudamericana vive una «tragedia humanitaria», los «militares planifican es para guerras», por lo que «para ellos: China, Irán, Corea del Norte, etc., son un peligro mucho más significativo para la seguridad nacional de Estados Unidos que Venezuela».

No obstante, señaló que el gran riesgo es que «en un Estado fallido, colapsado, un vacío de seguridad completo en Venezuela puede crearle problema a los vecinos y a EEUU, porque atrae actores no esperados».

No existe operación militar perfecta

El asesor de seguridad fue tajante al señalar que: «No hay ninguna operación militar que sea bien diseñada», pues «cuando entras en conflicto, hay cosas que ocurren que no puedes controlar».

Advirtió en este marco que «lo que ocurriría en Venezuela es una ocupación. Lo que ocurre es que entran no simplemente tirando aquí y allá». Ellos «¡van a neutralizar todo, van a acabar con todo! No van a dejar al enemigo que tenga la oportunidad de acabar con un soldado».

Desestimó además que sea un acierto político, pues no cree que «el votante de Ohio o el de Wisconsin, vayan a querer ver a su hijo morir en Venezuela. Además, se trata de un votante de Donald Trump».

En este sentido, consideró que «Trump pierde más», y dijo que el mandatario estadounidense «en eso ha sido consecuente: no somos policías, no vamos a entrar en aventuras militares».

Bombardear Miraflores no sería solución

En cuanto al tiempo de duración de una intervención, dijo que «no hay ningún plan militar que pueda determinarlo». Y al citar el caso del terrorista Osama Bin Laden, explicó que «fue una operación para matar una persona», mientras que en el caso venezolano: «Esto es una operación para tomar un país».

«Pueden producirse cambios que uno no pueda predecir. Esto no es cuestión de las películas en operaciones militares. Lo de Bin Laden tomó meses para matar a una persona que estaba en un edificio», abundó.

Cuestionado sobre la posibilidad de una intervención quirúrgica, dijo: «Puedes bombardear Miraflores, pero eso no va a solucionar la crisis en Venezuela».

Insistió en este aspecto que la solución está «en manos de los venezolanos» y dejó claro que desde Estados Unidos «los estamos ayudando, con sanciones y presiones»; al tiempo que condenó el hecho de esperar respuestas inmediatas ante realidades complejas.

«Queremos el resultado mañana, y lo entiendo por el sufrimiento, pero toma tiempo, porque el régimen no va a ceder».

4.5 millones de venezolanos más…

Consultado en este marco sobre su mayor preocupación, dijo que «han salido de Venezuela unos 3.5 millones de personas; pero hay un estudio según el cual, pueden salir hasta 8 millones de venezolanos, el 24% de la población. El impacto que puede hacer eso en los vecinos» es tremendo.

Por último, el analista desestimó que Diosdado Cabello esté conspirando contra Maduro. «Está jugando el juego de sobrevivir… Entre Maduro, Diosdado y otros, que estén en la Constituyente y especialmente en las fuerzas militares», sostuvo.

También reconoció que «puede que existan esas órdenes (de captura) y eso no lo sabemos. He oído que la Armada, la Marina de Estados Unidos, cuando salgan los buques (venezolanos) podrían «secuestrarlos». Es algo de lo que se habla».

En lo que respecta a los grandes voceros estadounidenses, Mike Pence, Mike Pompeo y Elliot Abramsm, sostuvo que «no están locos», pero «están improvisando. No saben qué hacer. Están diciendo cosas que son un disparate». Por ello, agregó: «La credibilidad de Estados Unidos está en juego».

Daddy Lluka, con información de -globovision-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario