María Corina Machado: «La ocupación es la de ellos, la del crimen»

María Corina Machado Parisca, ingeniera, política, exdiputada, profesora, fundadora del movimiento Vente Venezuela y cofundadora de la asociación civil Súmate, lo dice de frente: cree que la salida del madurismo del poder no será por la vía pacífica porque las redes criminales no van a querer simplemente irse.

-¿Cómo valoras la aprehensión del diputado Edgar Zambrano?

-Lo que estamos viendo es un zarpazo brutal de un régimen criminal que lo que le queda son esos brazos represivos. Uno, el brazo de la violencia judicial y otro el de la violencia paramilitar. En el fondo no puede sorprendernos porque es la evolución de un régimen criminal que está dispuesto a todo con tal de preservar el poder en el territorio de Venezuela.

-Pareciera una pregunta obvia a estas alturas. ¿Estamos luchando contra una dictadura?

-Empiezo por la caracterización del régimen porque creo que si se trata como una dictadura se va a fracasar, porque esto es una cosa muchísimo más perversa, más compleja. Yo me atrevo a decir que no ha habido en la historia de este hemisferio un régimen similar.

Han convergido en Venezuela las redes del crimen organizado mundial ocupando su territorio, instituciones y apropiándose de los recursos y en el camino busca la destrucción de la población. Esta gente se propuso: una mitad afuera como prófugos y la otra mitad como esclavos aquí adentro.

-¿Venezuela podrá tener una salida pacífica?

-Cuando partes de la base de que parte del territorio la está ocupando el ELN y los grupos no desmovilizados de las FARC, los carteles desde el de Sinaloa a los carteles colombianos instalados en territorio venezolano, las redes de contrabando de todo: oro, coltán, combustibles y el terrorismo islámico, entonces yo pregunto: ¿van a salir por las buenas?

La pregunta es ¿van a soltar a Venezuela como teatro de operaciones y de proyección de las mismas? Porque el problema es con una organización criminal y esto es una transnacional del crimen. ¿Se van a quedar tranquilas las fronteras venezolanas o ya no tienen en la mira a Colombia?

-¿Estás de acuerdo con una salida violenta?

-Cuando a mi me hablan de violencia, yo lo que quiero es parar la violencia. La violencia la promueve y la ejerce de manera sistemática y masiva este régimen. ¿Cuántos venezolanos mueren cada día de hambre, porque no tienen tratamiento ni para el cáncer ni para la diálisis ni para la fiebre? ¿Cuántos venezolanos se mueren por accidentes porque no hay repuestos, porque las calles están llenas de huecos? ¿Cuántos venezolanos se mueren todos los días?

Eso es lo que yo quiero parar, pero no lo voy a parar solamente con buenos deseos. Yo también quisiera que esto saliera por la vía electoral. Ahora, cuántos años más para darnos cuenta de que esto sólo va a salir cuando lo tratemos como lo que es: una estructura criminal y los criminales solo ceden ante la amenaza real, severa e inminente de la fuerza.

-¿Qué te desveló el 30 de abril?

-El 30 de abril permite quitar una de las acciones que estaban sobre la mesa. Creer que solo se va a producir una ruptura del alto mando sin esa amenaza completa, bien formulada, a mi modo de ver, es un error porque en Venezuela hay, y lo digo con todas sus letras, una guerra no convencional, un conflicto no convencional y hay que entenderlo como tal y por eso cuando dicen que lo que estamos pidiendo son los marines, que lleguen a la costa, siento que el país no se merece esa banalización.

Eso no es lo que estamos pidiendo, estamos en el siglo XXI. Yo lo que pido es entender y respetar la urgencia y el dolor de la gente que sí se está muriendo, lo que nosotros estamos diciendo es que este régimen tiene todos los apoyos del crimen mundial, nosotros tenemos los apoyos de la democracia occidental y que los pongamos en práctica de una manera efectiva y eso implica la lucha en el plano no convencional que tiene su principal terreno en la mente, en el plano psicológico, en la construcción de la opinión pública.

-Existe el temor de que una salida violenta con apoyo internacional nos lleve a una guerra civil que puede durar años.

-Este régimen ha sido muy efectivo con la inteligencia cubana, con la experiencia rusa de posicionar su narrativa que es que si aquí hay apoyo internacional se va a producir una guerra civil, por lo tanto de haber algún cambio tiene que ser con los más altos exponentes del régimen, ellos mismos. Eso es mentira, aquí no hay un riesgo de guerra civil. Dicen que Venezuela va a ser otra Siria, otro Afganistán. En Venezuela no hay conflictos étnicos, ni religiosos ni ideológicos ni territoriales ni culturales, aquí el 95% del país dice: ¡sáquenlos ya!

-Pero la Fuerza Armada está neutralizada por la presencia cubana.

-Sí, hoy, pero estoy segura que en el momento de la ruptura del régimen que se extraiga el componente cubano de la Fuerza Armada y de los cuerpos de seguridad civil y sean liberados, allí hay una fuerza enorme, civil y militar, activos y retirados para recomponer una fuerza institucional que neutralice los grupos irregulares que existen en el país: colectivos, paramilitares, guerrillas, pranes, etc.

-¿Apuestas por una invasión?

-Ni invasión ni ocupación. La ocupación es la de ellos, la del crimen. Nosotros lo que estamos pidiendo es la acción efectiva, materializada en una coalición internacional con un propósito humanitario. Pero, evidentemente, tienen que venir militares, fuerzas de seguridad porque estás enfrentando a paramilitares, pero mientras no se construya en ese nivel superior la amenaza real, severa e inminente de la fuerza estos actores permanecerán atrapados por las mafias criminales.

-¿Estás de acuerdo con una transición con personajes del actual gobierno?

-Decirle al país que la transición es con las mismas mafias judiciales, militares y financieras es algo que Venezuela no va a aceptar, porque ahí no hay cambio es simplemente mantener el status quo y la verdad es que aquí hay mucha gente haciendo plata que no les interesa, y realmente el país lo que exige es el fin de la impunidad. Por eso es que he dicho que el temor no es a la intervención, el temor es a la justicia.

-¿Quieres ser Presidente de la República?

-Sí, sí quiero. Pero hoy lo que más quiero y le dedico mi vida es a la liberación de nuestro país.

-¿Sientes que esa liberación con coalición está cada vez más cerca?

-Sí lo creo. Yo creo que el hecho de que se haya introducido en la Asamblea Nacional la reincorporación de Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca es la dirección correcta. No es suficiente, pero es lo correcto porque es decirle a todos los involucrados, al régimen, a la Fuerza Armada, a la comunidad internacional democrática y a los venezolanos, que esto es en serio. Los cubanos dicen que esto es un bluff, que no va a pasar nada, que miremos a Cuba, pero nosotros decimos que no se equivoquen, que esto es muy serio y no tiene vuelta atrás.

Daddy Lluka, con información de -talcualdigital-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario