Novak Djokovic pierde contra Dominic Thiem, en la semifinal de Roland Garros 2019

Dominic Thiem será el último obstáculo en el camino hacia el duodécimo Roland Garros de Nadal. El austriaco superó a Novak Djokovic y a los parones provocados por la lluvia en un partido sobresaliente. Si el viernes el juego se detuvo con 6-2, 3-6 y 3-1; hoy hubo un nuevo parón cuando ya tenía la final a la vista (4-1 y 40-40 en el quinto set). En la segunda reanudación terminó imponiéndose por 2-6, 6-3, 5-7, 7-5 y 7-5 después de 4 horas, 13 minutos y un par de interrupciones.

La final será una reedición del partido definitivo del año pasado y que terminó con el undécimo título de Rafa después de un monólogo del español (6-4, 6-3 y 6-2). Rafa y Thiem se han medido en 12 ocasiones y el balance es favorable para el once veces campeón en París por 8-4. De los doce partidos, once han sido en tierra batida y las cuatro victorias de Thiem (Buenos Aires, Roma, Madrid y las semifinales del último Godó) llegaron precisamente en esta superficie.

La semifinal estuvo plagada de alternativas. El Djokovic que apareció en la reanudación tuvo poco que ver con el de la primera hora y media de partido. Sin el viento huracanado del viernes, el serbio se centró y metió en problemas a Thiem desde el principio. En los tres primeros servicios del austriaco dispuso de bolas de break. Aprovechó una y llevó el set hasta el cinco iguales. Cuando se vislumbraba el tie-break, Nole se despistó. Recibió un warning del juez de silla español y eso le descentró. Los minutos en los que vivió más preocupado de protestar que de jugar le costaron el tercer set.

Pero el número uno del mundo regresó a tiempo. El partido se convirtió en una sucesión de breaks y ahí el mejor parado fue él. Tres rupturas del balcánico, dos del austriaco, los dos yendo al límite y la semifinal que se fue al quinto set. En una situación extrema, Thiem no flaqueó y Djokovic empezó a dudar. Los momentos decisivos llegaron pronto, en el segundo y el tercer juego.

El número uno salvó un break in extremis en su primer saque después de empezar con un 40-0 favorable. En el siguiente juego el que conservó el servicio agonizando fue Thiem. Nole tuvo una bola de break que no consumó y ahí empezó a despeñarse. Después de más de tres horas y media de pelea y de una nueva interrupción, el austriaco se quedó a seis puntos de ganar el partido cuando volvió la lluvia.

Con 4-1 en el quinto a su favor, 40 iguales y servicio de Djokovic, el serbio amagó con una nueva resurrección. Logró un break, pero desaprovechó su servicio para ponerse cuatro iguales. Y aunque fue capaz de salvar un par de bolas de partido, la irregularidad con su saque le condenó.

Thiem disputará su segunda final en París ante Rafa y más de un año después Djokovic volvía a perder un partido en un Grand Slam.

Daddy LLUKA, con información de -lavanguardia.com-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario