Kimberly Breier: Maduro continúa matando, robando y mintiendo para aferrarse al poder

El gobierno de Estados Unidos culpó ayer lunes al narcodictador venezolano, Nicolás Maduro Moros, y a sus “asesores cubanos” de la muerte del militar Rafael Acosta Arévalo, que estaba detenido y bajo custodia del Estado venezolano por su supuesta implicación en una conspiración para dar un golpe de Estado. La secretaria adjunta de Estado de Estados Unidos para Latinoamérica, Kimberly Breier, expresó hoy en su cuenta de Twitter la posición de su Gobierno sobre el suceso.

“Estados Unidos condena la muerte de Rafael Acosta Arévalo; falleció en custodia de matones de Maduro y sus asesores cubanos. Maduro continúa matando, robando y mintiendo para aferrarse al poder. Apoyamos al pueblo de Venezuela en su lucha por restaurar democracia”, aseveró.

Ya el domingo por la noche, la vocera del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, condenó en un comunicado la muerte de Acosta Arévalo y aprovechó para pedir a la comunidad internacional que actúe contra Maduro. A su juicio, “este último acto bárbaro de Maduro debe llevar a actuar” a la comunidad internacional.

“Estados Unidos hace un llamado a las democracias del mundo para que se unan a nosotros en la condena de sus últimas violaciones de los derechos humanos y para que apliquen presión para lograr que los agresores rindan cuentas”, aseveró Ortagus. “Este asesinato sin sentido es una evidencia continúa de que Maduro continuará matando a su gente, robando a la nación venezolana y mintiendo al mundo para quedarse en el palacio de Miraflores. Unámonos y apoyemos al pueblo de Venezuela en su búsqueda por el fin inmediato de estos actos atroces y la restauración de su democracia”.

Acosta Arévalo fue detenido el 21 de junio por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), sin que se indicaran entonces los motivos de su aprehensión. Según su defensa y voceros de la oposición, fue torturado hasta la muerte y la última vez que se le vio con vida, cuando era presentado ante un tribunal militar, no podía mantenerse en pie o hablar.

El narcorégimen de Maduro Moros denunció el pasado miércoles que desactivó un golpe de Estado que supuestamente incluía el asesinato de los principales líderes del chavismo, entre ellos el propio mandatario.

Un día después el fiscal general informó de que Acosta Arévalo formaba parte de la conspiración, y que estaba siendo investigado junto a otros 13 civiles y militares. Estados Unidos lidera desde hace meses una campaña para sacar a Maduro del poder y en apoyo del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por 54 naciones.

Daddy LLUKA, con información de -Agencia EFE-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario