Western Union suspende envío de remesas a Venezuela pese a tener licencia para operar

La compañía estadounidense Western Union, que ofrece el servicio de envío de dinero desde y hacia Venezuela a través de la operadora cambiaria Grupo Zoom, suspendió temporalmente sus relaciones comerciales con ésta días después de que el presidente Donald Trump endureció las sanciones contra el narcorégimen de Nicolás Maduro al firmar una orden ejecutiva el pasado 5 de agosto.

“Hay que recordar que Western Union es una empresa estadounidense y estaría inhabilitada para hacer negocios en Venezuela, y aunque en principio las acciones sean directas en las cuentas del narcorégimen de Maduro, WU, como operador cambiario, asume ciertas reservas. Pero nos informaron que luego de recibir información y detalles legales, estarían dispuestos a autorizar el servicio la semana que viene”, dijo una fuente cercana al sector que solicitó el anonimato.

En la mañana del 8 de agosto, la empresa courier venezolana informó por Twitter que el servicio de remesas estaba suspendido temporalmente y que esperaban reactivar las operaciones lo más pronto posible.

La compañía aseguró por Twitter que actualmente presentan problemas técnicos, por lo que están imposibilitados de realizar las transferencias hacia o desde Venezuela. “Lamentamos los inconvenientes que esto pueda causarle”, respondió a un usuario que preguntó si Western Union bloqueó las transacciones por las sanciones de Estados Unidos.

Por la diáspora, cada día crece la proporción de la población que recibe remesas por parte de familiares o amigos que se encuentran en el extranjero. Según la consultora Datanálisis, tres de cada diez venezolanos sobreviven en Venezuela gracias al dinero que les envían del exterior. En 2018 era 12% de los hogares.

Zoom es una de las operadoras cambiarias venezolanas autorizadas por el Ejecutivo para recibir y enviar dinero del y hacia el extranjero. También están habilitadas desde mayo de 2019 para vender y comprar divisas, en un intento del gobierno de Nicolás Maduro para liberar la economía.

El 5 de agosto, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que bloquea todos los bienes propiedad del gobierno de Venezuela que se encuentran en Estados Unidos y prohíbe que cualquier empresa norteamericana haga negocios con la administración de Maduro.

Expertos advirtieron que el endurecimiento de las sanciones daba pie a que empresas rompieran relaciones con Venezuela por el aumento del riesgo reputacional que sienten desde que Washington empezó a presionar al gobierno de Maduro con sanciones para que este abandone el poder.

El martes 6 de agosto, un día después de firmada la orden, la alemana SEDO, dedicada a la compraventa de dominios en Internet, suspendió las cuentas de sus usuarios en Venezuela “porque el sistema financiero de EEUU lo considera de alto riesgo”, de acuerdo con un comunicado enviado a sus clientes.

Las medidas financieras y económicas impuestas por la administración Trump contra el gobierno venezolano iniciaron en agosto de 2017, cuando prohibió en aquel momento que ciudadanos estadounidenses o personas relacionadas con EEUU negociasen bonos soberanos y de Pdvsa.

Este año el presidente norteamericano incrementó la presión al aplicar sanciones contra Pdvsa, principal generadora del país, y contra el Banco Central de Venezuela (BCV).

En un intento por saber si esto también estaba ocurriendo en otras casas de cambio, se buscó comunicación con Italcambio, pero en ninguna de las agencias respondieron las llamadas. Tampoco ha publicado información en sus redes sociales.

Cyndi NERO, con información de -talcualdigital-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario