Charles Leclerc venció en el Gran Premio de Italia 2019

La balanza de Ferrari parece ya estar inclinada a favor del monegasco Charles Leclerc, quien este domingo se impuso por segunda ocasión en la Fórmula 1 en un escenario ideal, el Gran Premio de Italia. Pero el triunfo por si solo representa poco, adquiere más valor cuando durante la competencia se defendió del ataque de los Mercedes de Valtteri Bottas y Lewis Hamilton, quienes completaron el podio, pero fracasaron en sus ataques para arrebatar la victoria a Leclerc, quien regresó a la Casa de Maranello a lo más alto en esta pista por primera vez desde el triunfo de Fernando Alonso en 2010. 

Las primeras vueltas dejaron muchas emociones, empezando por el contacto que sufrió Max Verstappen en la parte delantera de su Red Bull, consecuencia de haber salido desde la parte final. El incidente lo llevó a pits para cambiar el alerón. Leclerc se escapó por delante de Lewis Hamilton, mientras que Sebastian Vettel sufría para conservar el cuarto sitio.

La presión sobre el teutón pareció llevarlo al límite y en la sexta vuelta terminó sus posibilidades de pelear por el podio al sufrir un trompo. La necesidad regresar rápidamente lo llevó a retomar el camino de forma insegura tocando el neumático trasero derecho del Racing Point de Lance Stroll, quien también trompeó. El canadiense cometió el mismo error y llevó a la grava al Toro Rosso de Pierre Gasly.

Ambas maniobras no pasaron desapercibidas por los comisarios y el cuatro veces campeón del mundo fue sancionado con un stop&go de 10 segundos que lo dejó fuera de los 10 primeros, mientras el canadiense recibió un castigo de paso lento por pits que arruinó sus posibilidades de una importante suma de puntos.

Con la serie de incidentes y penalizaciones del arranque de la competencia, Sergio Pérez se metió a mitad de carrera hasta la décima posición, esto tras haber arrancado en el sitio 18 tras el cambio de motor del sábado. Al final cruzó en séptima posición, entre los Red Bull de Alexander Albon y el de Max Verstappen. 

La lucha por la victoria quedó entonces en manos de Charles Leclerc y Lewis Hamilton. El británico fue el primero en ir a pits en la vuelta 20 colocando neumáticos medios. Un giro después el monegasco hizo lo propio, pero montó los más duros de la gama Pirelli, cediendo brevemente el liderato a Valtteri Bottas.

El punto medio de la competencia vivió dos periodos de Virtual Safety Car, momentos en el que el McLaren de Carlos Sainz abandonó luego de que su equipo le colocó mal el neumático delantero derecho; a eso le siguió una falla de motor del Toro Rosso de Daniil Kvyat.

La neutralización fue aprovechada por el Renault de Daniel Ricciardo, y sin perder mucho tiempo en boxes, firmó el cuarto sitio en la carrera. Las últimas 20 vueltas pusieron a prueba al reciente ganador del Gran Premio de Bélgica. Primero con Lewis Hamilton, de quien se defendió con todo su talento, al grado de que la FIA consideró que fue un poco más allá de lo permitido mostrándole la bandera blanca con negro (advertencia).

El inglés siguió presionando, pero a 11 giros del final se fue de largo en el escape de la primera curva, consecuencia del desgaste de sus neumáticos. Esto abrió la oportunidad a Bottas, quien contaba con gomas más frescas tras haberse detenido ocho giros después que su compañero en Mercedes, tomando el relevo como el cazador del monegasco.

Sin oportunidad de pelear por la victoria, Mercedes llamó al cinco veces campeón del mundo a pits a tres vueltas del final para colocarle neumáticos rojos y buscar el punto extra por el giro rápido de la competencia. La misión la cumplió de inmediato al cronometrar 1m21.779s. Adelante, Bottas no mantuvo el ritmo y únicamente logró el mejor asiento para ser testigo de la rendición de Italia ante el que parece el nuevo héroe de la escuderia; Charles Leclerc.

Lady BABA, con información de -motorsport.com-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario