España y la Unión Europea, cómplices de la narcodictadura de Maduro

El narcorégimen de Nicolás Maduro cuenta cada vez más con el blindaje económico y político de España y la Unión Europea, el viejo continente decidió convertirse en cómplice de la narcodictadura. Un reportaje de Bloomberg revela que el régimen está moviendo dinero a través del Banco de España facilitándole transacciones millonarias al chavismo, contrariando las sanciones de Estados Unidos.

Maduro se sostiene en el poder en buena medida por las transacciones en euros producto del lavado de dinero, del oro robado y de las relaciones que aún mantiene con Europa.

Explica la agencia de noticias que el Banco Central de Venezuela depende cada vez más del Banco Central español para recibir fondos luego de que las sanciones estadounidenses impulsaran a entidades financieras del mundo a restringir sus transacciones con Venezuela.

La hipocresía del Gobierno español ha sido evidente; aunque reconoce al presidente (e) Juan Guaidó, mantiene sus relaciones políticas y económicas con Maduro, al punto que el pasado lunes 9 de septiembre el embajador del país europeo se reunió con el usurpador canciller Jorge Arreaza.

«Reconocemos a Guaidó pero mantenemos relaciones con todas las partes», señaló el representante diplomático de España. Y es que a pesar de las violaciones a derechos humanos, del robo y la corrupción por parte del chavismo, y de que Maduro ostenta ilegítimamente el poder, España prefiere defender sus intereses económicos antes que actuar para que Venezuela salga de la dictadura.

Repsol, por ejemplo, dejó de enviar gasolina a Venezuela en marzo, pero aún suministra diésel con bajo contenido de azufre a cambio de crudo.

Pero además de los negocios que el país europeo mantiene con el narcorégimen de Nicolás Maduro, la Unión Europea también ha decidido blindar y mantener sus relaciones con la dictadura cubana, principal responsable de lo que sucede en Venezuela.

Estados Unidos ha pedido a la Unión Europea que incremente la presión y sanciones contra las dictaduras de Maduro y de la isla; sin embargo el organismo internacional ha decidido hacer todo lo contrario.

«En los tiempos inciertos que vivimos, valoramos mucho que nuestros socios, como es el caso de Cuba, compartan nuestros compromisos con el multilateralismo y con un sistema internacional basado en normas», dijo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

La jefa de diplomacia europea obvia en sus declaraciones que el régimen cubano se ha mantenido durante años en Venezuela, respaldando la violación a derechos humanos, la corrupción, el lavado de dinero, la compra y venta de armas y hasta el narcotráfico en la región. Cuba, es uno de los países que sostiene con funcionarios militares y de inteligencia a la dictadura de Maduro.

Unión Europea, cómplice de la dictadura

La Unión Europea, que validó el informe de Michelle Bachelet sobre la violación a derechos humanos en Venezuela, se ha negado a ampliar sanciones contra el régimen; mientras Maduro aumenta el número de presos políticos, profundiza la crisis humanitaria y se afianza en el poder.

La UE se niega a una intervención militar en Venezuela; quiere evitar a toda costa el uso de la fuerza para derrocar a Maduro, pero, paradójicamente, decide no emitir más sanciones y abogar por diálogos que han fracasado durante los últimos años.

No congelan activos contra los corruptos del chavismo, no restringen movimientos migratorios de altos funcionarios de Maduro y no sancionan a los culpables del desfalco en Venezuela.

Hay que recordar que cuando Trump asomó la posibilidad de que exista un «embargo completo» contra Cuba por apoyar y sostener a Maduro, la UE amenazó con represalias porque podría ser un gran golpe para el sector hotelero de la isla cubana, que tiene una muy importante presencia española.

Cyndi NERO, con información de -panampost.com-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario