The Economist: Más dólares y menos protestas en Venezuela

En su más reciente edición, The Economist publicó un amplio reportaje donde hace un completo balance de la situación que vive Venezuela al término de este 2019. La principal conclusión es que la dolarización ha servido para adormecer la conflictividad social, mientras el narcorégimen de Nicolás Maduro gana confianza en que, durante 2020, podrá seguir resistiendo la presión internacional.

El medio británico deja claro que Maduro, por el shock que causan las sanciones estadounidenses, especialmente las dirigidas al sector petrolero, se ha visto obligado a permitir una apertura económica y dejar de lado, quizás solo por ahora, los controles socialistas para sobrevivir.

He aquí un extracto de la publicación:

«El Humboldt, un hotel de lujo en forma de lápiz con vista a Caracas, ha simbolizado durante mucho tiempo las promesas incumplidas de los gobiernos venezolanos. Construido en 1956, durante la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez, ha estado vacío la mayor parte del tiempo. El teleférico que lleva a su ubicación en la cima de la montaña suele estar parcialmente fuera de servicio.

El régimen actual, una narcodictadura socialista dirigida por Nicolás Maduro, promete que el Humboldt pronto se relanzará como el primer hotel «siete estrellas» de Venezuela.

El 14 de diciembre organizó una fiesta. Las luces de Navidad centellearon. Un DJ sacó éxitos de reggaeton. Modelos retozaron alrededor de la piscina vacía. Los «enchufados», enriquecidos por sus conexiones con el régimen, bebieron vodka importado en mesas con vistas panorámicas mientras dos luces láser verdes se proyectaban sobre la capital de un país que sufre la recesión más profunda del mundo. «Caracas se ha convertido en algo así como «El Gran Gatsby», dijo Karina González, una joven secretaria, mientras miraba el espectáculo de luces. «La decadencia junto con la penuria».

La fiesta de Humboldt es una señal de cambio. No es un retorno de la prosperidad, que no se extiende más allá de los asistentes a la fiesta y su especie. Tampoco es la democratización exigida por la oposición y por los 60 países que la respaldan. Más bien, apunta a la creciente confianza del régimen de que sobrevivirá a la presión internacional dirigida a derrocarlo, que ha sido liderado por Estados Unidos.

Las sanciones petroleras fueron un shock suficiente para obligar al gobierno a retirarse del socialismo. Maduro ha levantado casi todos los controles económicos impuestos por primera vez por Hugo Chávez, el líder carismático de la «revolución bolivariana», quien murió en 2013. Las sanciones «han hecho al gobierno más flexible», dice Luis Oliveros, economista.

Ha dejado de intentar dictar el tipo de cambio y controlar los precios. Las empresas privadas ahora pueden importar lo que elijan y establecer sus propios precios. Los supermercados en Caracas, casi vacíos durante gran parte de 2017 y 2018, están nuevamente abastecidos de alimentos. No solo los ricos pueden permitírselo. Quizás un tercio de los venezolanos tiene acceso directo a las remesas de familiares que viven en el extranjero.

Desde que Maduro asumió el cargo en 2013, más de 4 millones de personas, el 12% de la población, han abandonado el país. Los venezolanos en el extranjero envían $4.000 millones al año, aproximadamente el 3% del PIB, según Econoanalítica. Esto complementa la distribución de alimentos del gobierno, fundamentalmente dirigida a sus partidarios, y un programa de ayuda discreto administrado por ONG extranjeras.

Los dólares están dejando de lado el bolívar, la moneda más propensa a la inflación del mundo. Los taxistas y las señoras de la limpieza cotizan los precios en dólares, incluso si aceptan el pago en bolívares. McDonald’s paga a sus empleados en Caracas un bono de $20 al mes, que es más del triple del salario mínimo de 300.000 bolívares ($6).

Los precios en los grandes almacenes Traki están en dólares, aunque el signo del dólar en sí no aparece en las etiquetas. Un paquete de pasta importada de Egipto cuesta 50 centavos de dólar por un paquete de 400 gramos (14 onzas). Las colas en las cajas sugieren que los compradores comunes pueden permitírselo. El valor de los billetes en dólares en circulación ahora supera el de los bolívares.

«Las cosas están un poco mejor que el año pasado», dice Héctor Márquez, mecánico. Fuera de Caracas, pocos venezolanos estarían de acuerdo. Las personas continúan muriendo innecesariamente en hospitales que carecen de equipos y medicamentos. La ONU estima que 7 millones de venezolanos necesitan urgentemente ayuda humanitaria.

Eso ha llevado a la migración interna. Muchas personas huyen de las ciudades provinciales hacia Caracas, donde los atascos regresaron después de desaparecer el año pasado. El Chigüire Bipolar, un sitio web satírico, tiene a Maduro declarando: «La República de Caracas no puede continuar recibiendo refugiados venezolanos».

La quietud en Caracas es lo que más quiere Maduro. Un venezolano con acceso a dólares tiene menos probabilidades de protestar contra el gobierno, señala Oliveros. Eso complica la tarea del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien ha prometido repetidamente que el régimen de Maduro caerá «pronto». Su principal esperanza había sido que las Fuerzas Armadas cambiaran de bando, pero hay pocas señales de eso. El nuevo enfoque de Guaidó es impulsar una reforma de la autoridad electoral, con la que el régimen cuenta para ayudar a manipular las elecciones a su favor.

Su próxima oportunidad será en la elección de la asamblea nacional, que se realizará en diciembre de 2020. El régimen puede celebrarla antes. Si la oposición pierde ese voto, Maduro controlará todas las ramas del gobierno. «Las condiciones para cualquier cambio político en 2020 son cada vez más remotas«, dice John Magdaleno, un consultor con sede en Caracas».

Daddy LLUKA, con información de -The Economist-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario