Mafia narcopandillera chavista cede el control de la industria petrolera

Ante la grave crisis económica, Nicolás Maduro, está permitiendo que empresas extranjeras se hagan cargo de las operaciones diarias de sus campos petroleros. Es una ruptura con los principios básicos de su revolución socialista. Después de décadas de dominar su industria petrolera, el narcorégimen venezolano está cediendo silenciosamente el control a las compañías extranjeras en un intento desesperado por mantener la economía a flote y aferrarse al poder.

La apertura es un revés sorprendente para Venezuela, rompiendo décadas de control estatal sobre sus reservas de crudo, las más grandes del mundo.El poder y la legitimidad del gobierno siempre se han basado en su capacidad para controlar sus campos petroleros, la columna vertebral de la economía del país, y utilizar sus ganancias en beneficio de su gente.

Pero el líder narcopandillero de la nación, Nicolás Maduro, en su lucha por mantener su control sobre un país en su séptimo año de una crisis económica paralizante , está renunciando a políticas que alguna vez fueron fundamentales para su revolución de inspiración socialista.

Según la ley venezolana, la compañía petrolera estatal debe ser la principal operadora en todos los grandes proyectos petroleros. Pero a medida que esa compañía, Petróleos de Venezuela, o Pdvsa, se deshace, bajo el peso de las sanciones estadounidenses, años de mala administración y corrupción , el trabajo está siendo extraoficialmente realizado por sus socios extranjeros.

Las compañías privadas están bombeando crudo, realizando exportaciones, pagando a los trabajadores, comprando equipos e incluso contratando brigadas de seguridad para proteger sus operaciones en campos colapsados , según los gerentes y consultores petroleros que trabajan en los proyectos de energía del país.

En efecto, se está llevando a cabo una privatización sigilosa, dijo Rafael Ramírez, quien dirigió la industria petrolera de Venezuela durante más de una década antes de romper con Maduro en 2017, en un discurso en video esta semana.

“Hoy, Pdvsa no gestiona nuestra industria petrolera, los venezolanos no la gestionan”, dijo Ramírez. “En medio del caos generado por la peor crisis económica que ha sufrido el país en su historia, Maduro está tomando medidas para ceder, transferir y entregar las operaciones petroleras al capital privado”. Pdvsa no respondió a las solicitudes de comentarios sobre sus recientes concesiones a socios privados.

 

El control sobre sus campos petroleros, que son el motor de su economía, ha sido central durante mucho tiempo para la identidad de Venezuela y para su revolución de inspiración socialista 

Los cambios encubiertos en el sector petrolero, que se han acelerado en los últimos meses, están rehaciendo la industria petrolera de una nación cuyas políticas energéticas asertivas habían servido, desde la década de 1950, como un ejemplo para los países en desarrollo de cómo tomar el control de los recursos naturales.

Y son un claro retiro de la visión de Hugo Chávez, quien fue el mentor y predecesor del Sr. Maduro. El Sr. Chávez estatizó en 2007 los activos de Exxon Mobil y ConocoPhillips y llenó el liderazgo de Pdvsa con aliados políticos dedicados a su “revolución bolivariana” de inspiración socialista.

Pero la transformación de Maduro de la industria petrolera de Venezuela ha ralentizado el colapso provocado por sanciones estadounidenses. Las sanciones impuestas en enero de 2019 habían eliminado aproximadamente un tercio de la producción petrolera de Venezuela, reduciéndola al nivel más bajo desde la década de 1940, según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

La producción de petróleo ahora es menos de un tercio del total en 1998, cuando Chávez asumió el poder. A fines de 2019, Venezuela había estabilizado las exportaciones en alrededor de un millón de barriles por día, según los datos de seguimiento de tanques de Bloomberg.

Las exportaciones de petróleo le ha proporcionado a Maduro ingresos extranjeros en el momento más crítico de la crisis económica del país, permitiéndole adaptarse a las sanciones y consolidar su narcorégimen asesino.

 

Venezuela tiene las mayores reservas mundiales de crudo, pero la corrupción, la mala gestión y las sanciones estadounidenses han disminuido su capacidad para producir petróleo y productos refinados.

En el principal centro de exportación de petróleo del país, el Complejo Jose, las plantas de procesamiento y los muelles clave están cobrando vida lentamente después de una parálisis casi total en el verano, cuando Pdvsa fue desconectado del sistema financiero global y luchando por hacer frente sin su mayor mercado, Estados Unidos, según los agentes de envío y los gerentes de petróleo.

Las privatizaciones parciales no oficiales del año pasado han sido lideradas por Manuel Quevedo, un corrupto general de la Guardia Nacional sin experiencia petrolera conocida, que fue designado por Maduro para dirigir Pdvsa.

El general Quevedo rompió con la retórica nacionalista de sus predecesores para entregar el control operativo de proyectos petroleros conjuntos a socios que incluyen a Chevron, la compañía estatal rusa, Rosneft, algunas compañías europeas y chinas y grupos de magnates venezolanos.

“Con Pdvsa en modo de crisis, cada vez transfieren más responsabilidades operativas y decisiones a los socios”, dijo Lisa Viscidi, especialista en temas energéticos latinoamericanos en Inter-American Dialogue, un grupo de investigación con sede en Washington.

Las concesiones están reduciendo gradualmente a Pdvsa a poco más que un socio pasivo que recauda la parte estatal de los ingresos de los campos petroleros, con la mayoría de las decisiones financieras y estratégicas tomadas por socios privados.

Hasta el comienzo de la crisis económica en 2013, la compañía era la fuente de prácticamente toda la moneda fuerte de Venezuela. También fue su mayor empleador y penetró todos los aspectos de la vida en el país, dirigiendo todo, desde supermercados hasta parques.

Hoy, los campos petroleros de propiedad exclusiva de Pdvsa representan menos de la mitad de la producción petrolera restante de la nación, y su producción continúa cayendo en picado. Chevron se ha convertido en el mayor productor extranjero de petróleo en Venezuela y en una parte crucial de la estabilización del país en los últimos meses.

Sus cuatro empresas conjuntas en el país están bombeando un total bruto de aproximadamente 160.000 barriles por día, según dos fuentes de la industria familiarizadas con los proyectos de la compañía, que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público.

Chevron respondió rápidamente al impacto de las sanciones estadounidenses, como la pérdida de petróleo ligero estadounidense que se usó para mezclarlo con el crudo venezolano pesado para ayudarlo a moverse a través de las tuberías, al cambiar al petróleo ligero venezolano. En septiembre, la compañía pudo reiniciar su planta de procesamiento de petróleo pesado Petropiar, que ha formado la columna vertebral de la recuperación de las exportaciones de petróleo de Venezuela.

Un alto funcionario de la administración Trump dijo que las actividades de Chevron y otras compañías petroleras extranjeras en Venezuela “son claramente motivo de preocupación”.

Pero el gobierno de los Estados Unidos ha otorgado a Chevron exenciones de sanciones, tan recientemente como el mes pasado. “Si Chevron se ve obligado a abandonar Venezuela, las compañías no estadounidenses llenarán el vacío y la producción de petróleo continuará”, dijo Ray Fohr, portavoz de la compañía.

 

Desde la izquierda, Manuel Quevedo, ministro de petróleo de Venezuela, con el CEO de Rosneft, de propiedad rusa, Igor Sechin, y un ministro venezolano, Tareck El Aissami.

Por el lado de las exportaciones, el mayor aliado de Pdvsa ha sido Rosneft de Rusia, que durante el año pasado ha crecido hasta vender cerca de dos tercios del petróleo de Venezuela. Rosneft ha reemplazado rápidamente las rutas de ventas estadounidenses de Pdvsa al desviar su petróleo a Asia, a menudo ocultando la fuente y el destino de la carga para evitar las sanciones, según las compañías que monitorean el tráfico de buques tanque.

Cuestionada en el sistema financiero global, Pdvsa también se ha visto obligado a ceder el control a socios extranjeros en la organización de exportaciones, lo que va en contra de las leyes de energía del país. En los últimos meses, Chevron, Rosneft y la italiana Eni han exportado directamente el crudo venezolano.

La apertura de exportaciones de Pdvsa (cargas de petróleo por valor de millones de dólares) a cualquiera que pueda evitar las sanciones para alinear un buque, un seguro y un cliente para el crudo, incluso ha creado una pequeña industria artesanal entre la élite de Venezuela.

Ahora, lo único que importa es que el petróleo continúe fluyendo, dijo un socio en una empresa petrolera conjunta, mientras escaneaba su teléfono y veía las ofertas de carga de la compañía estatal.

“La lucha histórica por la soberanía de los recursos se está sacrificando por la conveniencia operativa”, dijo Antero Alvarado, un consultor de energía en Caracas. La nueva producción de petróleo de Venezuela ha permitido al país importar productos esenciales como alimentos, medicamentos y combustible para mantener el país en funcionamiento.

 

Campesinos en el trabajo. La escasez de gasolina ha obligado a los agricultores a dejar de lado la maquinaria y plantar y cosechar manualmente.

Y hay indicios de que el narcorégimen de Maduro quiere llevar más allá la liberalización encubierta, incluso haciendo retroceder la estatización de la industria petrolera que tuvo lugar en la década de 1970. Un grupo de legisladores que el Sr. Maduro instaló al frente de la Asamblea Nacional en enero, en medio de una protesta internacional, propuso cambiar las leyes de energía para permitir una mayor inversión privada.

“En estos tiempos de disminución de la producción, tenemos que dar espacio a una propuesta nacional que, en primer lugar, otorgará al capital privado una mayor participación en la exploración, producción y comercialización de petróleo”, dijo Leandro Domínguez, un legislador, en un comunicado.

La propuesta del Sr. Domínguez no es reconocida por los Estados Unidos y la mayoría de los países europeos y latinoamericanos, quienes continúan apoyando al liderazgo del Congreso liderado por la oposición. Los legisladores de la oposición se oponen a cualquier cambio en las leyes de energía bajo Maduro, creando un limbo legal para las compañías petroleras extranjeras.

A pesar de los cambios recientes, hay muchas razones para creer que los mejores días de Venezuela como superpotencia petrolera han terminado, según Amy Myers Jaffe, experta en petróleo del Consejo de Relaciones Exteriores, y otros expertos.

Venezuela podría recuperar gradualmente la producción a 2,6 millones de barriles por día tomando para ello 10 años, pero solo con inversiones de más de $ 200 mil millones, según las proyecciones de IPD Latin America, una firma consultora.

En un momento en que muchas compañías petroleras están luchando con la disminución de las ganancias, los ejecutivos buscan fuentes de petróleo más baratas y limpias. Incluso si un acuerdo político finalmente levantara las sanciones, el petróleo pesado de Venezuela, cargado de azufre y otras impurezas, puede encontrar muchos menos inversores.

Anatoly Kurmanaev y Clifford Krauss / The New York Times 

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario