«La narcomafia» importa 600.000 barriles de gasolina luego de largas y complejas maniobras

Nicolás Maduro y Petróleos de Venezuela (Pdvsa) hicieron complejas maniobras las últimas semanas para traer gasolina al país. Fuentes del sector petrolero, que solicitaron guardar sus nombres en reserva, aseguraron que este esfuerzo culminó el fin de semana con el despacho de unos 600.000 barriles de combustible de 91 octanos. Según las fuentes, las versiones que hay sobre el punto de embarque fue México, Trinidad y Tobago o ambos países. «El periplo del cargamento de combustible ha sido largo y complejo para burlar las sanciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump», dijo uno de los consultados.

Precisó que mediante el apoyo de uno o varios empresarios amigos del gobierno y con negocios internacionales se consiguió la gasolina, la cual se cree vino de Guinea Ecuatorial, en África, y fue embarcada en el buque Aldana que llegado a Trinidad fue repartida en los barcos Pioneer y Clarity. El 26 de abril publicamos la descarga de gasolina del E Pioneer en Puerto La Cruz.

De estos dos últimos, se trasvasó el carburante a embarcaciones de Pdvsa que atracan en los muelles de las refinerías, entre ellas El Palito, en el estado Carabobo, donde ya fueron despachados 20.000 barriles destinados a la Gran Caracas y distribuidos bajo el estricto esquema de racionamiento actual y en las estaciones de servicio que hasta ahora están abiertas al público. El resto de los barriles de gasolina se irá repartiendo en el interior país también bajo la misma modalidad.

«De todas maneras, esos 600.000 barriles pueden alcanzar máximo para 2 o 3 semanas a razón de 30.000 o 40.000 barriles diarios de un consumo actual de 80.000 barriles al día», refirió otra de las fuentes. Destacó que de las refinerías en el país, solo Amuay, en Falcón, está produciendo 20.000 barriles al día de una gasolina de bajo octanaje, por lo que requiere la incorporación de aditivos no disponibles.

«Las refinerías El Palito, Cardón (Falcón) y Puerto La Cruz (Anzoátegui) están paralizadas y ponerlas de nuevo en funcionamiento parcial para producir gasolina lleva entre dos y tres meses», apuntó la fuente.

Señalaron que los oficialistas tendrán que ingeniárselas de nuevo para evadir las sanciones y traer por los caminos verdes cargamentos adicionales de combustible. Sin embargo, “como Estados Unidos ya está avisado seguramente tomará acciones contra los negocios que los empresarios amigos de Maduro tienen en territorio estadounidense y que le facilitaron el presente embarque”, afirmó uno de los consultados.

Daddy LLUKA, con información de -banca&negocios-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario