Envíos de gasolina a Venezuela suben el volumen de tensión entre Irán y EEUU

Venezuela se coloca en el centro del conflicto entre Estados Unidos e Irán, debido a que la nación persa ha decidido apoyar a la narcomafia de Nicolás Maduro con suministros de combustibles y equipos para reparar sus principales refinerías, en medio de la amenaza de Washington de escalar las sanciones para evitar que la dictadura chavista reciba estos insumos.

Una nota de la agencia gubernamental AVN reseña que un buque cisterna de bandera iraní, cargado con gasolina, está navegando hacia Venezuela, pese a las amenazas de Estados Unidos (EEUU), reportó HispanTV.

Según la agencia británica Reuters, que cita los datos de rastreo de buques de Refinitiv Eikon, una embarcación iraní denominada Clavel, atravesó esta semana el canal de Suez, en Egipto, en su recorrido hacia Venezuela, después de cargar combustible en el puerto iraní de Bandar Abás a finales de marzo. El medio afirmó que otras cuatro embarcaciones iraníes del mismo tamaño habían sido cargadas con combustible en el aludido puerto y se dirigían al océano Atlántico después de cruzar el canal de Suez, y agregó que se desconocía el destino final de estos tanqueros.

Aunque la noticia no ha sido todavía confirmada por las autoridades persas, la agencia internacional estimó que el envío de combustible podría aliviar las necesidades del Gobierno venezolano, que experimenta una gran escasez de gasolina.

El narcorégimen de Nicolás Maduro insiste en que la escasez de gasolina se debe a las sanciones o «medidas coercitivas ilegales» de Estados Unidos, pero la crisis del sector petrolero data desde antes de la existencia de las sanciones y ahora Venezuela no puede producir más allá de 40.000 barriles diarios de gasolina, cuando, con todo y la cuarentena colectiva, decretada desde marzo, necesita más de 100.000 b/d.

El consumo de gasolina en condiciones normales llegó a niveles de 300.000 barriles por día, una cifra que ahora luce lejana.

El ejecutivo de Estados Unidos, a través del Departamento del Tesoro, hizo una advertencia a empresas navieras sobre la adopción de medidas enérgicas contra compañías que se prestaran a utilizar mecanismos evasivos para hacer llegar crudo a Venezuela.

Fuentes del sector petrolero local estiman que Venezuela ha ofrecido diferentes vías de pago por suministro de gasolina, como la entrega de barriles de petróleo, pago en oro y ha aceptado fuertes sobreprecios, en medio de una gravísima crisis de liquidez, precisamente resultado de una dramática contracción de la producción de hidrocarburos.

Piratería 

Por diversas vías, el gobierno iraní ha confirmado sin tapujos su disposición a colaborar con la administración de Nicolás Maduro, de hecho el embajador de Irán en Venezuela, Hojjatolla Soltani, confirmó en el programa del periodista Nelín Escalante, que efectivamente existe un flujo de vuelos comerciales de Muhan Air a Venezuela para apoyar con el traslado de equipos para refinerías venezolanas.

Este sábado la agencia Reuters publicó una nota en la que cita a una agencia cercana al ejército de Guardianes de la Revolución de Irán, en la que se amenaza a Estados Unidos con «repercusiones» si los envíos de gasolina a Venezuela son impedidos u obstruidos.

El comunicado califica como acto de «piratería» cualquier esfuerzo de la administración Trump de impedir la movilización de tanqueros con bandera iraní con cargamentos de gasolina para apoyar a su aliado suramericano.

Diversas fuentes indican que a partir de nombramiento de Tareck El Aissami, jefe de la política económica del narcorégimen de Nicolás Maduro, como ministro de Petróleo se han intensificado las relaciones con Irán y China en materia de gestión hidrocarburos, entre otras áreas.

Cyndi NERO, con información de -banca&negocios-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario