FMI: América Latina sufrirá la peor crisis económica de su historia

El Fondo Monetario Internacional (FMI) disminuyó sus perspectivas de crecimiento para América Latina y el Caribe al pronosticar que su actividad económica caerá un 9.4 % este año por el impacto de la pandemia del VIRUS CHINO.

Para ayudar a los gobiernos el FMI aprobó un préstamo adicional de  5 500 millones de dólares a 17 países en de Latinoamérica y el caribe, además de líneas de crédito flexibles para Chile y Perú, y se renovó el acceso de Colombia, ampliando los préstamos precautorios en la región a USD $107.000 millones.

Por parte del Banco mundial los pronósticos para la región arrojan una caída en el Producto Interno Bruto (PIB) del 9%. La CEPAL ha señalado que la pandemia provocará en 2020 la mayor crisis económica que América Latina y el Caribe hayan experimentado en toda su historia desde que hay registros estadísticos. Durante la llamada “crisis de la deuda” el PIB de la región se contrajo en -2.5% en 1983 y durante la crisis financiera internacional la contracción fue del -1.8% en 2009.

Crecimiento histórico de América Latina y el Caribe. (FMI y Banco Mundial)

La caída de la población ocupada en la región ha sido generalizada observándose un impacto especialmente fuerte en Colombia, México y Perú, aunque todavía se espera la actualización de estas cifras por parte de los Organismos de Cuentas nacionales de los otros países de la región

Índice de Empleo en Brásil, Méxiclo, Chile, Colombia y Perú. (FMI)

Perú

Perú ha sido el país que ha visto su economía más afectada por la Pandemia, para este año se estima que la caída de la economía será de un 14% muy por encima de la media de la región.

Entre las razones de la abrupta caída se encuentran la disminución exportaciones de materias primas- especialmente cobre-; el confinamiento estricto que ha afectado considerablemente el consumo y ha provocado una serie de despidos en masa; y la altísima prevalencia de la informalidad en el mercado laboral peruano que llega al 70% de la población ocupada, una cifra enorme incluso a escala regional.

México

En México el FMI pronostica una caída del 10.5% de la actividad económica. Los impactos del VIRUS CHINO se han visto agravados por la caída de los precios del petróleo, la volatilidad en los mercados financieros internacionales, las perturbaciones en las cadenas mundiales de valor y el deterioro de la confianza de las empresas, como ya lo evidenciaba la caída registrada por la inversión antes de la pandemia del VIRUS CHINO.

Se espera que el banco central Mexicano recorte aún más las tasas de interés para absorber el choque de la demanda provocado por la crisis y preservar el funcionamiento de los mercados financieros.

Argentina

Para Argentina se espera que el PIB se contraiga cerca del 10% en 2020, en medio de una agudización de los riesgos. El crecimiento del país fue revisado a la baja  por  la prolongación de la cuarentena en Buenos Aires y su área metropolitana, y la caída de la demanda externa y el deterioro de los precios de las materias primas, lo que neutralizará con creces el apoyo brindado por el programa fiscal, que permanece restringido por la escasez de opciones de financiamiento. Las incertidumbres relacionadas con el proceso de reestructuración de la deuda continúan socavando la confianza en Argentina.

Brasil

EL FMI espera que el PIB real de Brasil disminuya un 9%, para repuntar un 3.6 %en 2021. Las autoridades han respondido a la pandemia con recortes decisivos de las tasas de interés e importantes programas de estímulos fiscales y monetarios que contemplan transferencias directas de efectivo a la población más vulnerable. El FMI cree que el retiro de este estímulo afectaría el crecimiento en 2021, pues la economía brasilera todavía no se había recuperado de las secuelas de la recesión de 2015-16 cuando ocurrió la emergencia del VIRUS CHINO.

En este contexto, una política monetaria acomodaticia será esencial para respaldar la recuperación cíclica, y resulta crucial reanudar el programa de reformas fiscales y estructurales del gobierno para preservar la sostenibilidad fiscal y fomentar el crecimiento potencial y la confianza de los inversionistas.

Chile

Para Chile, el organismo multilateral proyecta que el actividad de la economía se contraiga un 7.5% este año y repunte un 5% el próximo. Tras los buenos resultados del primer trimestre, se prevé que la actividad económica se contraiga bruscamente en el segundo debido a las estrictas medidas de distanciamiento social y, en menor grado, al debilitamiento de la demanda externa. Para el comienzo del tercer trimestre se espera un repunte de la actividad que debería continuar en 2021, gracias a las medidas sin precedentes que se han adoptado en los ámbitos fiscal, monetario y financiero.

La tasa de desempleo en Chile llega al 11% y esta ascendería al 26% en la población de 15 a 26 años, la ocupación laboral femenina también cayó al 38%.

Colombia

Colombia actuó tempranamente para limitar la propagación del virus, pero se prevé que las perturbaciones económicas relacionadas con la cuarentena global – como la caída precios del petróleo- den lugar a la primera recesión en dos décadas del país andino.

El FMI anticipa que el PIB colombiano se contraiga 7.8% en 2020, pero debería debería crecer un 4% para el  2021. El Banco de la República ha recortado las tasas de política monetaria y ha respaldado la liquidez del mercado, y la regla fiscal ha sido suspendida por dos años a fin de contar con la flexibilidad suficiente para afrontar las crisis sanitaria y económica. Colombia enfrenta una fuerte caída del empleo llegando hasta tasas de paro del 24% en las principales ciudades del país.

Centroamérica y el Caribe

Centroamérica y el Caribe experimentará una profunda recesión en 2020 con recuperación gradual a partir de 2021. Los impactos más fuertes de la contracción del comercio se sentirán en Panamá, El Salvador y Nicaragua. El colapso del turismo afecta en especial a a Costa Rica; la disminución de entrada de remesas afectará a los países del Triángulo Norte y Nicaragua. Un factor paliativo es que la caída de los precios del petróleo del han  mejorando los términos de intercambio en Centro América.

Las economías caribeñas han logrado aplanar la curva de contagios de la pandemia del VIRUS CHINO, pero el turismo se ha paralizado y los mercados clave de donde proceden los turistas están cayendo en una recesión más profunda, por lo que la región probablemente experimentará una contracción muy drástica y prolongada de la actividad económica.

Daddy LLUKA, con información de –

 

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario