EEUU tras las sospechosas transacciones venezolanas en criptomonedas

Según los datos de la firmas expertas en operaciones bajo esquemas de cadenas de bloque, Venezuela ocupa el tercer lugar entre todas las naciones en términos de adopción de criptomonedas. El narcorégimen chavista avanza en su uso de criptomonedas como una manera de legitimar capitales provenientes de actividades ilícitas y evadir sanciones internacionales.

Ninguno de esos movimientos ha pasado desapercibido para las autoridades estadounidenses que identifican en esa tendencia hacia los criptoactivos una amenaza de seguridad. La adopción de estos mecanismos se ha hecho tan habitual que incluso Maduro autorizó el funcionamiento de una Bolsa de Valores Descentralizada.

A diferencia del llamado «petro», que estaba controlado por el estado, esta bolsa de valores es completamente «descentralizada y transparente» y emplea la estructura de cadena de bloques (Blockchain) de la criptomoneda Ethereum.

El superintendente de criptoactivos del régimen chavista, Joselit Ramírez, también es solicitado por las autoridades estadounidenses por lavado de dinero y evasión de sanciones.

Se trata de una artificio por parte del madurismo para ampliar las opciones de los inversores locales para intercambiar instrumentos financieros tradicionales legalmente (en Venezuela) con la confianza de que la Oficina de Control de Activos Extranjeros no intervendrá.

Con la llamada «ley anti-bloqueo», el narcodictador venezolano también quiere promover el uso y adopción de las criptomonedas como política estatal a nivel nacional e internacional.

La finalidad de todos esta «apertura» del chavismo es dar mayores opciones para que el régimen pueda escapar a las sanciones. De acuerdo con  Maduro, el Banco Central de Venezuela cuenta en  Bitcoin y Ethereum como parte de sus reservas internacionales.

Según los datos de la firma Chainalysis, Venezuela ocupa el tercer lugar entre todas las naciones en términos de adopción de criptomonedas. Las criptomonedas, de acuerdo con el jefe del Comando Sur, Craig Faller, son una amenaza de seguridad en el hemisferio.

“A menudo, estas democracias jóvenes, e instituciones muy jóvenes, a veces débiles, están bajo el ataque de la corrupción de las organizaciones criminales transnacionales, que es una empresa de $ 90 mil millones al año [que] trafica con personas, armas, drogas y otros productos básicos, lavado de dinero, [y] criptomonedas ”, dijo el comandante Faller.

«El 60%de las criptomonedas en el mundo se encuentra en este hemisferio, y mucho de eso se debe a que la gente está tratando de evitar el orden regular en el sistema financiero internacional», dijo.

Si bien los datos sugieren que el mercado de criptomonedas más grande por volumen es en realidad el este de Asia, Fuller reiteró la «estadística del 60%» con respecto a América del Sur y el Caribe durante su discusión de una hora, y destacó a Venezuela como particularmente problemática en la región.

El almirante explicó que el gobierno de Estados Unidos está estudiando la influencia de «actores estatales externos», como como China, Irán y Rusia. Cuya acción en la región se ve reflejada en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Cuba y Venezuela han hecho un mayor uso de la criptomoneda en los últimos años como una forma de eludir el «orden regular en el sistema financiero internacional» y evadir las sanciones de Estados Unidos.

Cyndi NERO, con información de –Primer Informe-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario