Explican por qué los aliados de Maduro le dan la espalda en la ONU

El ex-preso político del chavismo, Marcelo Crovato, analizó la división interna que ha generado en la coalición peronista que gobierna a Argentina el apoyo a la narcodictadura venezolana. La política de sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos ejercida por Nicolás Maduro terminaron por aislar al régimen venezolano en la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El fenómeno que se hizo evidente con la posición del representante de Argentina en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, fue explicada por el abogado, historiador y expreso político argentino-venezolano, Marcelo Crovato.

En una entrevista con el portal El Intransigente, abordó la polémica en torno de la posición de argentina respecto a Venezuela. Dijo que “hay una grieta dentro del Gobierno argentino en torno a Maduro”, al tiempo que afirmó que el oficialismo “sabe la realidad de lo que pasa en Venezuela”.

“También hay una identificación política que le hace difícil condenar, especialmente de parte de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, porque indudablemente está totalmente a favor de Maduro pero quizás Alberto Fernández no encontró cómo sostener algo así, y a fin de cuentas, él está poniendo la cara y habrá dicho ´yo no puedo poner la cara en algo que todos sabemos que la situación de derechos humanos en Venezuela es terrible’”, afirmó Crovato.

Opinó que el cambio de posición de Argentina es positivo.  Se está poniendo del lado correcto, donde todos saben lo que sucede, en Argentina puede haber cera de medio millón de venezolanos, pero sea la cantidad que sea, todos saben lo que sucede ”. En esa línea, agregó que “hubiera sido peligroso más para la Argentina perseverar en el apoyo a Nicolás Maduro”.

Crovato estuvo detenido durante cuatro años por la dictadura chavista.

Al respecto, el expreso político comentó que en la votación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, «fueron muchos países que se abstuvieron porque políticamente no podían condenar a Nicolás Maduro. pero sabían que no podían desconocer el informe porque ya están los informes de Michelle Bachelet, y ella es una persona que nadie puede orientar hacia la derecha, una persona netamente de izquierda ”.

La máxima evidencia de la terrible situación venezolana, añadió Crovato, es que hay unos 6 millones y medio de venezolanos que han salido de Venezuela. «Es una emigración en masa que equivale más o menos al 18% de la población. Es como si en Argentina se fueron unos 8 millones de personas en tan solo dos años, es una situación clara y evidente”, aseguró.

Esta semana el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, votó a favor de extender por dos años más el mandato a la Misión de Determinación de Hechos que estudió la política sistemática ordenada desde las altas jerarquías del régimen de Maduro para cometer delitos de lesa humanidad entre los años 2014  y 2019.

En esa votación apenas, Filipinas y Eritrea acompañaron a la representación del régimen venezolano para rechazar la propuesta. El gobierno de Alberto Fernández, aliado ideológico del chavismo, votó a favor de mantener la vigilancia sobre la dictadura venezolana.

Marcelo Crovato fue un preso político de Nicolás Maduro durante cuatro años.  Trabajaba como abogado en la ONG Foro Penal y fue en de 2014 luego de que concurriera al domicilio de uno de sus clientes para representarlo legalmente.

La policía no contaba con una orden de arresto ni lo sorprendieron cometiendo un crimen en el acto, los únicos dos motivos legales para arrestarlo conforme a la ley venezolana.

La Fiscalía General lo acusó de delitos de «atentado contra la seguridad de la vía pública, instigación a la desobediencia de leyes, intimidación pública y asociación para delinquir». Pudo escapar de su cautiverio en 2018.

Daddy LLUKA, con información de -Primer Informe-

Puedes dejar una comentario.

Deja un comentario